Publicidad

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, mostró ayer al líder de Unidas Podemos la voluntad de iniciar conversaciones para conformar un “gobierno de cooperación”, un punto de partida con el que se mostró satisfecho Pablo Iglesias, que insiste en que Podemos entre.

El secretario general de Podemos resumió así a los periodistas el encuentro que mantuvo ayer durante poco más de una hora con Pedro Sánchez para intentar recabar el apoyo a la investidura, para lo que Podemos pide formar parte de un gobierno con representación proporcional, de acuerdo con sus 42 diputados.

“Nos han propuesto empezar a trabajar por un gobierno. Gobierno conjunto, de cooperación, de coalición… Es lo de menos. Lo importante son los contenidos, construir un gobierno plural para afrontar los grandes retos de este país”, manifestó Iglesias tras el encuentro con Sánchez.

Porque, al margen del nombre propuesto por el PSOE, para Podemos lo más importante es que el Ejecutivo sea “plural” y que ambas fuerzas estén representadas de forma proporcional.

“Para nosotros un gobierno conjunto es un gobierno conjunto, se le ponga el nombre que se le ponga”, insistió el líder de Podemos, quien remarcó que “una mayoría social progresista quiere vernos colaborando y gobernando juntos”.

A partir de ahora, habrá reuniones más discretas para ir dando forma a lo que Pablo Iglesias espera que “se traduzca en un acuerdo de gobierno conjunto y progresista para afrontar desafíos sociales”.

La reunión de ayer transcurrió en un “tono positivo”, según puso de manifiesto Iglesias, que se mostró convencido además de que no habrá vetos por parte del PSOE a los nombres que proponga Podemos en el eventual “gobierno de cooperación” que ambos grupos comenzarán a negociar tras la reunión de ayer.

Preguntado sobre si está dispuesto a integrar a independientes en ese gobierno, en lugar de a cargos del partido, Pablo Iglesias insistió en que “hay dos posibilidades, una que Pedro Sánchez negociara con Rivera y con Casado, o un acuerdo con nosotros”.

Sin vetos

“No ha habido ningún veto. La época de los vetos se acabó. No concibo que el PSOE ponga encima de la mesa ningún veto, nosotros no lo haríamos”, insistió Iglesias, que se mostró convencido de que se camina en la buena dirección.

Y avisó también de que en los últimos días se está viendo que la derecha “no tarda ni cinco minutos” para alcanzar acuerdos de gobierno. “Sería muy decepcionante para los votantes de izquierdas que no nos pusiéramos de acuerdo y que alguien empezara a vetar”, dijo el líder morado.

El líder de Podemos afirmó además que tiene la impresión de que Pedro Sánchez quiere un gobierno de izquierdas y, dijo, “no hay ninguna razón para pensar que esté mintiendo” y que prefiera buscar los apoyos en el PP o en Cs. “Y ahora toca trabajar para que —ese gobierno— sea una realidad lo antes posible”, apremió.

La reunión en el Congreso es la primera que mantienen Pablo Iglesias y Pedro Sánchez después de que el pasado 7 de mayo ambos mostrasen en La Moncloa su voluntad de entenderse y llegar a un acuerdo estable para desarrollar la legislatura.

Si Pedro Sánchez sumase a los 123 escaños del PSOE los 42 diputados de Podemos, le faltarían aún recabar los apoyos de otros grupos y todas las miradas apuntan a Compromís, PNV y PRC. No obstante, podrían explorarse otras opciones, como las abstenciones de otros partidos.