Felipe VI y Letizia (i) ofrecieron un almuerzo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su mujer, Begoña Gómez.
Felipe VI y Letizia (i) ofrecieron un almuerzo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su mujer, Begoña Gómez. / E.p.
Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, subrayó ayer que el jefe del Estado acudirá el 17 de agosto a Barcelona a mostrar su cariño y su respeto a las víctimas de los atentados y sus familias. Así que lanzó un aviso a quienes, desde el independentismo, rechazan su presencia: “Lo importante es no olvidar por qué nos congregamos todos en Barcelona y en Cambrils los días 17 y 18”, dijo.

En declaraciones a los periodistas tras despachar con el Rey en el Palacio de Marivent, Sánchez anunció que Felipe VI acudirá acompañado de la Reina Letizia y remarcó que “contra el terrorismo y por la solidaridad con las víctimas del terrorismo y sus familias no hay fisura posible, ahí vamos a estar todos, desde el primero al último de los españoles”.

Sánchez ya había avanzado el viernes que el Rey Felipe estará en el homenaje a las víctimas de los atentados, pese a la insistencia de la Generalitat en no querer compartir actos con el jefe del Estado, y a pesar de la situación que se vivió el año pasado, cuando tanto el Rey como el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sufrieron abucheos.

Rechazo entendido

Ayer mismo, la concejal del PDeCAT en Barcelona Francina Vila dijo que entiende y respeta que ciudadanos expresen su rechazo a la presencia del Rey Felipe VI en esos actos, “siempre pacíficamente”.

El jefe del Ejecutivo reconoció a los periodistas que este es uno de los asuntos de los que despachó con el Rey. Además, destacó que lo que se vivirá es una expresión de solidaridad y de respeto hacia personas que perdieron a seres queridos y hacia dos ciudades catalanas que “vieron atacada su convivencia por parte de personas que no creen en esa convivencia”.

Así, y al ser preguntado por cómo piensa hacer el Gobierno para apoyar al Rey del acoso que viene sufriendo del independentismo, Sánchez replicó que lo que está haciendo el Ejecutivo es “precisamente dar normalidad a hechos tan importantes” como la presencia de los Reyes los días 17 y 18 en la dos ciudades catalanas.

Por lo tanto, el presidente del Gobierno señaló que lo que harán los Reyes y también el propio Ejecutivo es representar a toda la sociedad española, con un mensaje que “convoca a la absoluta mayoría de la sociedad catalana y española” ante el recuerdo de una tragedia como la sufrida hace un año.

Tender puentes

Preguntado posteriormente por si había visto al Rey dispuesto a tender puentes con Cataluña —como dijo hace una semana el presidente del Parlamento balear tras reunirse con él—, replicó que él no es portavoz del jefe de Estado, pero que éste se expresa en sus intervenciones y son “bastante claras”.

De hecho, cree que de esas palabras queda claro que “el jefe de Estado entiende la España plural y la diversidad y siempre ha tendido puentes para con Cataluña”. “Tenemos un jefe de Estado que se reconoce en esa pluralidad y diversidad”, remachó.

En todo caso, Sánchez recordó que el Gobierno, que es a quien corresponde liderar las relaciones institucionales, está trabajando en dar respuestas a los ciudadanos de Cataluña y aprovechó para poner en valor la reunión de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat que se reunió la semana pasada.

Aunque pasase “desapercibido”, dijo, la Comisión se reunió para abordar asuntos que “afectan al día a día” de los catalanes y a los que, a su juicio, ambos gobiernos deberían prestar atención. Sánchez informó al Rey de la hoja de ruta de su Gobierno, incluida la importancia que le da a la cooperación interinstitucional, sobre todo con Cataluña.

Tras la reunión de la Comisión Bilateral, el Gobierno espera que en septiembre empiecen a trabajar los grupos que pondrán el foco en varios asuntos como las transferencias, los recursos de inconstitucionalidad o las inversiones en transportes.

Una reunión que dejó diferentes valoraciones ya que, mientras el Gobierno vio puertas abiertas al entendimiento con Cataluña, el Govern salió del encuentro con la percepción de que las posturas seguían enfrentadas.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir