El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. / efe
Publicidad

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, confirmó su veto a la entrada de Pablo Iglesias en el Gobierno y le advirtió de que si la investidura resulta fallida porque Unidas Podemos vota no o se abstiene, no le volverá a ofrecer un Ejecutivo de coalición con la entrada de miembros de ese partido. “Después no habrá ninguna oferta”, sentenció Sánchez en una entrevista en la Sexta en la que defendió una y otra vez que “no se dan las condiciones” para que el líder de Unidas Podemos sea miembro del Ejecutivo, pero sí para que miembros “cualificados” de ese partido se hagan cargo de ministerios.

Tras admitir que “el principal escollo” para el acuerdo es la entrada de Iglesias, insistió en defender su negativa a esta condición por las importantes “divergencias” entre ambos, sobre todo en las cuestiones de Estado, y concretamente Cataluña.

Razón por la cual, dijo, no se puede “permitir el lujo de tener a un vicepresidente” que, “por lealtad”, lo único que haga ante una crisis en este asunto sea “mirar para otro lado o silenciar”. Aunque sí citó en esa respuesta la vicepresidencia, Sánchez rehusó de nuevo confirmar si Iglesias le reclamó ese puesto en el Ejecutivo.

Asimismo, aseguró que su oferta de “Gobierno de coalición” —es la primera vez que se le escucha hablar de esa fórmula— no perdurará si la investidura resulta fallida.

“Cualquier formulación” posterior “no pasará ya más por una coalición”, señaló en este sentido el candidato socialista. En cualquier caso confirmó que llamará tanto a Iglesias como a los líderes de PP, Pablo Casado, y Cs, Albert Rivera, porque piensa seguir apelando “a la responsabilidad de todos” para que permitan que “al menos gobierne la lista más votada” y para que el país no se bloquee.

Además se dirigió a los partidos de Casado y Rivera, que tantos “golpes en el pecho” se dan acusándole de que pacta con los independentistas, para recordarles que si precisamente ellos se abstienen el voto de los separatistas sería “cero, no tendría valor”.

“No estoy pidiendo que me aplaudan, lo único que se abstengan por España, ese país que dicen querer tanto”, añadió. El presidente del Gobierno en funciones se mostró por otra parte convencido de que si la ciudadanía “se ve abocada, por el bloqueo” de los demás, a unas nuevas elecciones, volverá a participar.

El temor

Sánchez, que vio durante la entrevista cómo la única diputada autonómica de Podemos en La Rioja, Raquel Romero, ha tumbado la investidura de la candidata socialista Concha Andreu, lamentó que pueda pasar lo mismo en su investidura de la semana que viene.

Y recalcó que Unidas Podemos sigue siendo para él el “socio preferente”, además de poner en valor aquellas cuestiones en las que coincide con Iglesias, como las políticas sociales, pero insistió en las “diferencias sustanciales” que para él hacen imposible que el líder de la formación morada esté en su Gabinete. Por eso, tras defender una vez más que ante cuestiones como Cataluña necesita un Gobierno “cohesionado”, lamentó que Iglesias hable de “presos políticos” o defienda la autodeterminación.