Pedro Sánchez durante su intervención en el mitin desde Baleares. / EFE
Publicidad

El presidente en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, intentará evitar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos (UP), pero no lo descarta, según fuentes de la ejecutiva del PSOE.

Mientras que en el partido algunos miembros destacados dan por seguro que ese acuerdo se producirá, incluso que el líder de UP, Pablo Iglesias, podría ser ministro, otros llaman a la calma, a la espera de los resultados de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del domingo.

“Tenemos que hablarlo todo”, señalan desde la cúpula socialista, en referencia a los posibles pactos también en municipios y comunidades autónomas.

Unas conversaciones que comenzarán la semana que viene y que está por ver cómo se articulan y si se establecen equipos negociadores por parte de las dos formaciones para llegar al acuerdo programático que sustente esa coalición.

Según fuentes socialistas, cuando Iglesias se reunió con Sánchez en Moncloa hace dos semanas reclamó a este un gobierno de coalición con la condición ‘sine qua non’ de dirigir él mismo un Ministerio y exigió además que no fuera de los considerados de menor importancia.

Pedro Sánchez, cuya aspiración tras los resultados de las generales del 28 de abril era gobernar en minoría, se estaría planteando en este momento la opción de ceder puestos en el Ejecutivo a UP, en aras de una mayor estabilidad parlamentaria.

Una vez que ha comprobado que el líder de Cs, Albert Rivera, no está dispuesto a facilitar ni su investidura ni su acción de gobierno, esa vía le garantizaría un bloque fijo en el Congreso de 165 escaños (los 123 del PSOE más los 42 de UP) de un total de 350.

Avance rotundo

De otra parte, Sánchez, pidió que el 26 de mayo se concentre el voto en el PSOE “para hacer frente a las tres derechas como ocurrió el 28 de abril”, y para que el “avance” de España sea “rotundo” y “no dejar la faena a medias”.

Durante un acto en Palma de Mallorca, Sánchez aseguró que el PSOE es el único partido que tiene un proyecto nacional y político “para toda España”, y criticó a “la derecha de las tres siglas” que tiene un “proyecto de supervivencia” y aquí ha puesto el ejemplo de Ciudadanos que “sólo está preocupado en sobrepasar al PP”.

“Otros sin embargo —dijo— parece que bajan al centro de la Tierra, porque no paran de cavar”, en referencia a los populares y a su viraje al centro político tras las elecciones del 28 de abril.

Sánchez advirtió de que “la derecha y sus tres siglas”, si tiene oportunidad, sumará para restar derechos, multiplicar conflictos y dividir a la sociedad.

De cara a las elecciones de este domingo, dejó claro que por muchas opciones que haya, sólo el PSOE puede garantizar el futuro, “como hicimos el 28 de abril. Salimos contentos entonces y aliviados, sin duda alguna”.