Imagen de una reunión mantenida entre Soraya Sáenz de Santamaría y el presidente del PP, Pablo Casado.
Imagen de una reunión mantenida entre Soraya Sáenz de Santamaría y el presidente del PP, Pablo Casado. / E.P.
Publicidad

La exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, comunicó en la jornada de ayer al líder del Partido Popular, Pablo Casado, su voluntad de abandonar la actividad política y emprender otra etapa en su vida, un anuncio que se produce apenas dos meses después de haber perdido la batalla por la Presidencia del PP en el Congreso del Partido Popular celebrado el pasado mes de julio.

Ambos se reunieron sobre las 13.00 horas en la séptima planta de la sede del PP, al término del comité de dirección del partido. La propia exvicepresidenta hizo pública su decisión en un comunicado en el que expresa su voluntad de abrir una nueva etapa, habla con “orgullo” de su etapa en el Ejecutivo junto a Mariano Rajoy y da las gracias a los afiliados del partido que la apoyaron de “forma mayoritaria” en las primarias del PP.

Casado dijo que agradece “mucho” a Santamaría sus “casi dos décadas de trabajo y entrega al PP y a España”. “Y le deseo los mayores éxito en esta nueva etapa que comienza, en la que podrá seguir contando con todo nuestro apoyo y afecto”, manifestó en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

Fuentes de la dirección del PP señalaron después que fue una reunión “cordial” que duró “en torno a una hora”, sin ofrecer más detalles sobre el contenido de la reunión. En la mañana de ayer, en una entrevista en televisión, Casado había reiterado que seguía reservando para ella una vocalía en el Comité Ejecutivo Nacional —un puesto que sí aceptó la exministra María Dolores de Cospedal— y la posibilidad de ocupar una presidencia de comisión en el Congreso de los Diputados.

Santamaría, que ahora estará sujeta a dos años de incompatibilidad tras dejar la política, estuvo desaparecida de la primera línea política desde finales de julio, tras ser derrotada por Pablo Casado en el congreso que votaba la elección del nuevo presidente del Partido Popular en un sistema de doble vuelta. La exvicepresidenta se impuso en primera vuelta a Casado por 1.546 votos pero perdió en la segunda vuelta del cónclave al lograr el 42 por ciento de los votos frente al 57 % de su rival.

La exvicepresidenta reapareció el pasado martes en el Congreso de los Diputados para votar en el Pleno, aunque no había asistido a la reunión del Grupo Popular celebrada ese mismo día. En declaraciones a los periodistas en los pasillos de la Cámara Baja no quiso dar pistas de su futuro y se limitó a decir que antes quería hablar con Casado.

Apoyo de los afiliados

De hecho, en un comunicado hecho público en la jornada de ayer tras la reunión que mantuvo con Casado, Santamaría aseguró que adoptó esta decisión después de “una profunda reflexión” y desde “el convencimiento de que es lo mejor” tanto para la nueva dirección del Partido Popular como para su familia y para ella.

La exvicepresidenta aseguró que sus 18 años de “intensa actividad política” han sido una “experiencia impagable”, en la que intentó dar “lo mejor” de sí misma al PP y al servicio de todos los españoles. “He tenido el honor de trabajar con el Presidente Mariano Rajoy en una gran tarea política que culminó en un Gobierno que supo sacar a nuestro país de la mayor crisis económica de su historia reciente y cuyo pulso no tembló a la hora de defender la unidad de España y los derechos de todos los españoles”, dijo.

Además, expresó su agradecimiento y cariño a los compañeros que le ayudaron a llevar a cabo las distintas responsabilidades que ha tenido y también recordó a los “afiliados del PP” que le “apoyaron de forma mayoritaria en las elecciones primarias previas al último Congreso del PP”. Según añade, les une con todos “una deuda de gratitud infinita”. Aunque deja su escaño, seguirá como militante del PP.

FuenteEuropa Press
Compartir