Roba un coche con dos niños de 4 años y 11 meses en su interior

El ladrón, que todavía no ha sido encontrado, dejó a los niños en varios lugares de Madrid

169
El hombre aprovechó un descuido de la madre para golpearla y robar el coche con las llaves puestas.
El hombre aprovechó un descuido de la madre para golpearla y robar el coche con las llaves puestas. / europa press
Publicidad

Dos menores se encuentran a salvo después de que un hombre haya robado un coche que se encontraba a las puertas de un colegio de Villalba con los niños, de 4 años y 11 meses, en el interior.

Los hechos se produjeron ayer de mañana, sobre las 8.55 horas, cuando un hombre se llevó un coche que estaba aparcado a las puertas del colegio Antonio Machado, en la calle Ignacio González Serrano, número 15, en Collado Villalba.

A uno de los menores, de 4 años, le dejó cerca de un parque aunque continuó con el otro menor, una bebé de 11 meses. El coche finalmente apareció con la bebé en Fuenlabrada. Los agentes de policía trasladaron a la bebé al hospital de Fuenlabrada, de donde fue dada de alta tras una hora de exploración.

El hombre aprovechó un descuido de la madre para entrar en el vehículo y huir tras golpearla con una de las puertas, según explicaron familiares de los niños.

Descuido

Todo ocurrió a primera hora de la mañana en la calle Ignacio Serrano cuando la madre llevaba a los niños en el coche, un Seat León Negro. Paró un minuto el coche con las llaves puestas para no apagar la calefacción con el fin de llamar al telefonillo de la abuela para dejar a la bebé y luego llevar al niño, Ryan, al colegio, detallaron fuentes policiales.

En ese momento, un hombre se metió en el coche “y empujó a la mujer con la puerta”. “Y casi la mata del golpe. Mi hermana fue detrás del coche gritando que tenía a los niños dentro”, señaló Zahulia, la tía de los niños. Sin embargo, el conductor emprendió su camino, dejando al niño mayor y al carrito en un supermercado cercano porque “estaba gritando”. A la bebé la dejó tiempo después en Fuenlabrada.

Los familiares señalaron que todo fue “un susto tremendo”. “Nos hemos vuelto locas y la madre no paraba de gritar ‘Quiero a mi hija o si no me mato’”, relataron. Creen que se trataba de un robo pero no entienden cómo pudo llevarse el coche con los niños dentro.

“Es una persona muy mala. Menos mal que la niña está bien y no le ha pasado nada. Espero que le den una condena que no salga de ahí la cárcel nunca”, señaló a Europa Press la abuela, a las puertas de su domicilio.