El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en un acto del partido en Barcelona.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en un acto del partido en Barcelona. / EFE
Publicidad

El líder de Cs, Albert Rivera, retó en la jornada de ayer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a aclarar antes de las elecciones si “va a respetar a la justicia o va a conceder indultos”, en alusión a lo que sentencie el Tribunal Supremo en el juicio del 1-O.

“No quiero venganza ni impunidad. Si se condena a los golpistas, que cumplan su condena como cualquier otro ciudadano español”, dijo durante un acto en Barcelona ante unas 600 personas.

En esa línea, el presidente naranja criticó a Sánchez por “jugar con los que quieren romper el tablero”, en referencia a los partidos independentistas, y, además, destacó que le ganarán en las urnas, con votos, sin insultarle y con una ola de dignidad.

Proyecto renovado

Rivera defiende renovar el proyecto constitucionalista y que el próximo presidente del Gobierno sepa todo lo que no se debe hacer: “No gobernar un país con quien quiere liquidarlo”, sentenció, y cree que Sánchez es el único que no lo sabe.

“Lo tendría que tener tatuado cada presidente”, insistió, para después asegurar que si el presidente de la Generalitat, Quim Torra, le hubiera entregado a él el documento con 21 puntos que dio a Sánchez, le hubiera recordado que es presidente de una autonomía gracias a la Constitución, y, si no está dispuesto a respetarla, le cesaría y aplicaría el artículo 155.

Rivera manifestó que está “cansado de escuchar a Sánchez con Franco y a Casado con el aborto”: les ha dicho que ya es el siglo XXI y les ha pedido hablar de futuro en vez de entrar en debates del siglo pasado.

Además, reclamó que cada voto sirva para dos cosas: llevar a Sánchez a la oposición y unir a los españoles, “no para hacer trincheras entre rojos y azules”. Por este motivo, también pidió conjurarse para enterrar las dos y liderar una etapa de valentía, “con un gobierno donde los nacionalistas no pinten nada”, en sus palabras.

Libertad

El presidente de Ciudadanos acusó a Sánchez de “dinamitador de los acuerdos entre constitucionalistas” y, en la misma línea, aseguró que el actual presidente es un problema para el diálogo entre constitucionalistas.

Albert Rivera prometió que, si él gobierna, nadie podrá insultar a nadie por llevar una bandera: “Que siga Sánchez llamando fachas a los que llevan la bandera de su país: les va a ir de maravilla en las urnas”, destacó.

“Ya basta de pedir perdón por ser español”, reclamó el líder de Cs, que ha recordado su visita a Alsasua y agradeció a sus compañeros que este sábado estuvieron en Amer (Girona), la localidad natal de Puigdemont.

Además, cree que ya se ha superado la división entre izquierda y derecha, que ahora hay valores, y que “el socialismo no tiene respuestas para el siglo XXI y los conservadores no quieren cambiar nada”, por lo que ha augurado que la batalla actual será entre liberales y populistas.