José Manuel Villegas (iz) y Albert Rivera en la reunión de Cs en el Congreso.
José Manuel Villegas (iz) y Albert Rivera en la reunión de Cs en el Congreso. / EFE
Publicidad

El líder de Cs, Albert Rivera, reunió a su nuevo grupo parlamentario en el Congreso a quienes ha marcado los objetivos para la nueva legislatura, que empieza el día 21 de mayo: “Frenar los impuestazos y las ocurrencias de Pedro Sánchez”, y “vigilar” el cumplimiento de la Constitución.

Con 57 diputados en la próxima legislatura, el nuevo grupo parlamentario de Cs se reunió por primera vez en la cámara baja y lo hizo también estrenando sala, la Ernest Lluch, mucho más grande que las que utilizaban antes.

Rivera se autoproclamó nuevamente líder de la oposición y prometió que va a confrontar al Gobierno de una forma diferente a la que han ejercido el PP y el PSOE, porque no van a “fingir peleas en público para luego tapar la Gürtel o los ERE y repartirse los jueces”, ni harán “pasteleos en privado”.

La voz de los tristes

Tampoco, aseguró, serán “el acoso y derribo” del Gobierno solo por el hecho de ser distintos.

Pero sí van a ser “la voz” de los españoles que están “tristes” por la victoria en las urnas de Sánchez, comprometiéndose a protegerles y a “defender sus bolsillos”.

El grupo de Cs, que ha sido el primero en reunirse, también ejercerá una oposición leal y de Estado, dijo Rivera: “Nuestra camiseta no es naranja, es rojigualda” y con ella impulsarán también pactos de Estado por la Educación, la despoblación, el terrorismo, la inmigración y otras cuestiones de envergadura que requieran de consenso.

Se ponen así en marcha, con tres ejes de actuación para esta etapa legislativa: en primer lugar, la protección y ayuda a las familias con una primera proposición que prevé, entre otras cosas, deducciones fiscales para familias numerosas y monoparentales.

El segundo eje se centrará en defender la Carta Magna “en todos los pueblos de España” y frente a los “socios” de Sánchez, y una tercera línea, dedicada a reformas e impulsar pactos de Estado en cuestiones “transversales”.

Con mucho más peso, Rivera dijo que se “pellizca” cuando entra por la puerta al tener el privilegio “de servir a los españoles”.