El Rey, a su hija: “Te guiarás permanentemente por la Constitución”

El jefe de Estado celebra sus 50 años imponiendo a su hija el Toisón de Oro, símbolo de "compromiso personal e institucional con España"

124
El Rey impone a su hija, la princesa Leonor, el Collar del Toisón de Oro.
El Rey impone a su hija, la princesa Leonor, el Collar del Toisón de Oro. / E.P.
Publicidad

El Rey Felipe VI entregó ayer el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro a la heredera de la Corona, la Princesa de Asturias, subrayando ante ella las “exigencias” que implica su condición: “Te guiarás permanentemente por la Constitución, cumpliéndola y observándola; servirás a España con humildad y consciente de tu posición institucional, y harás tuyas todas las preocupaciones y las alegrías, todos los anhelos y los sentimientos de los españoles”.

En un breve discurso durante la ceremonia de imposición, el propio Rey ha explicado por qué ha decidido celebrar así el día “especial” de su 50 cumpleaños: “Para poner de relieve, con la mayor solemnidad y simbolismo”, el “compromiso personal e institucional con España” por parte de la Corona.

Ante los representantes de los poderes del Estado, cuya presencia ha agradecido especialmente, el Rey ha subrayado que ese compromiso “hunde sus raíces en la historia de España”, pero que lo “actualiza y da plena vigencia democrática la Constitución de 1978, aprobada por el pueblo español”, y “se renueva día a día, con dedicación y espíritu de servicio, con lealtad y con responsabilidad”.

El jefe de Estado le recordó a su hija, de 12 años, que “recibir el Toisón, una orden que se creó para premiar y representar los valores de la excelencia, el servicio y la lealtad”, es “un paso simbólico y muy significativo” para su preparación como Princesa heredera. Por lo tanto, implica “unas responsabilidades especiales”, que deberá asumir inspirada por “valores e ideales profundos”.

“Tus acciones, todas, deberán guiarse por el mayor sentido de la dignidad y la ejemplaridad, por la honestidad y la integridad, por la capacidad de renuncia y de sacrificio, por el permanente espíritu de superación, y por tu entrega sin reservas a tu país y a tu pueblo”, remarcó. Y añadió que deberá “respetar a los demás, sus ideas y creencias” y amar la cultura, las artes y las ciencias.

En el acto, el Rey tuvo también palabras para su padre, el Rey Juan Carlos, “impulsor y promotor imprescindible de la Transición española” y a quien hay que “agradecer, dijo, su liderazgo para lograr el sistema democrático” que tiene hoy España.