Rajoy pronostica que el PP ganará «de calle» las elecciones europeas

El jefe de la oposición acusa al inquilino de Moncloa de instalar al país en «una cultura de la barra libre del gaso público» y de aumentar la deuda hasta niveles insoportables.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, sin duda maneja encuestas algo diferentes a las divulgadas hasta ahora. Mientras todos los sondeos auguran un virtual empate entre populares y socialistas, el líder conservador renunció ayer a toda prudencia para proclamar que su partido ganará «de calle» las próximas elecciones europeas del 7 de junio.

Si bien es cierto que tan triunfales palabras las pronunció en el ardor del Congreso Regional del PP gallego, donde se rendía pleitesía a su nuevo barón, Alberto Núñez Feijóo, no lo es menos que la rotundidad del vaticinio constituye una apuesta arriesgada que, de no cumplirse, dejaría a Rajoy en situación muy comprometida.

A la hora de justificar su optimismo, el jefe de la oposición argumentó que España «necesita» la victoria de los conservadores, porque «cada vez que un ministro de Zapatero va a Europa crea un problema y lesiona nuestros intereses políticos y económicos».

El líder de la formación de Génova puso como ejemplo la labor de la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, a la que acusó de aceptar un aumento de la cuota láctea igual para todos los países, cuestión especialmente sensible para los gallegos. «A Francia le sobra leche y, si sigue negociando esta ministra, le sobrará todavía más y la seguirá vendiendo en España haciendo dumping», sostuvo Rajoy antes de conminar a Espinosa a que vaya a Bruselas a «dar la batalla, como hacían Loyola de Palacio o Miguel Arias».

También el presidente Zapatero fue blanco de sus críticas, puesto que, según el popular, se trata de un «dirigente manirroto» que ha demostrado una «ineficacia absoluta para tomar decisiones» en relación a la crisis.

En tal sentido, acusó al socialista de haber instalado a España en la «cultura de la barra libre del gasto público» y de «endeudar cada vez más» al país, haciendo «exactamente lo contrario de lo que hay que hacer». Como remedio a tales dislates, reclamó al inquilino de Moncloa «verdad y austeridad».

Rajoy también avanzó algunas de las propuestas económicas que lanzará en los próximos días, especialmente durante el esperado Debate sobre el estado de la Nación. Así, anunció que, el próximo martes, el PP llevará al Hemiciclo una moción para reclamar un plan de apoyos directos al sector del automóvil similar al puesto en marcha por Francia.

El conservador también consideró «indispensable» iniciar de inmediato una reforma laboral y un cambio en profundidad del sistema educativo, además de una modificación de la Administración de Justicia y del conjunto del sistema de pensiones, puesto que, en su actual planteamiento, será inviable dentro de no demasiado tiempo.

FuenteAgencias 
Compartir