Rajoy: «ETA no se ha disuelto, tenemos buena información y me quedo ahí»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se muestra tajante al afirmar que el Estado no se encuentra en suspenso pese al comunicado del 20 de octubre de los asesinos.

0

Justo 24 horas después de que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, denunciara que ETA había vuelto a extorsionar a los empresarios, concretamente a comerciantes durante las Navidades para que apoyaran a sus presos con dinero, el dirigente conservador aseguró ayer que existen «movimientos y actividades» en la banda que están destinados a «mantener una estructura larvada en la clandestinidad», y que ésta dispone de armamento y explosivos.

Además, aseguró que, cuando la organización criminal deje de existir, los reos podrán acogerse a los beneficios penitenciarios. A pesar de los tiempos nuevos que se venden desde Ajuria Enea, «ETA no se ha disuelto y nosotros tenemos muy buena información. Me quedo ahí. Afortunadamente, tenemos una cooperación con Francia extraordinaria y unos servicios de información y de inteligencia magníficos», aseveró.

Al término del encuentro con el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, en Lejona, Fernández Díaz destacó que les une «el objetivo de ser eficaces en la lucha contra los violentos y los terroristas» desde la lealtad institucional.

Durante la mañana, la Lehendakaritza reconoció que estaba al tanto de esta nueva estrategia de la banda, que, en teoría, solo busca, a través de su entorno, reunir dinero para sus reclusos, aunque conviene recordar que, según la Policía, a este grupo le quedaba gasolina para un año y medio, a no ser que sus brazos políticos en Madrid, Pamplona y Vitoria le mantengan vivo.

Tras minimizar el socialista la campaña de las pasadas fiestas, parece que llegó a convencer al representante del Gabinete de Rajoy, dado que ambos negaron que hubiera un caso de extorsión, cuando la tarde previa, Fernández Díaz lo había denunciado.

Asimismo, Ares trasladó al catalán que su equipo cree que, en «la nueva situación», sería bueno acordar una política penitenciaria más dinámica y flexible», con la que se vaya «acercando presos a Euskadi» y excarcelando reos enfermos, aunque rechazó también cualquier tipo de amnistía o medidas colectivas.

Para Fernández Díaz, «es evidente que ETA ha tomado la decisión del 20 de octubre» de abandonar la actividad armada, «no por convicción democrática, ética y moral», sino por «táctica», porque el Estado de Derecho, que «ha vencido», ha conseguido que la capacidad operativa de la banda quedara «diezmada».

No obstante, recordó que la organización terrorista «no ha desaparecido». «Si fuera absolutamente clara, rotunda, sincera e irreversible la decisión de dejar de actuar, parece razonable que a esa decisión, si quiere usted pasado un tiempo prudencial, le acompañe la decisión de la desaparición», manifestó. Sus palabras no fueron bien recibidas por la izquierda abertzale, que le tachó de «demagogo» y de «mentiroso».

Horas más tarde, saltó a la palestra su jefe, Mariano Rajoy, que se mostró rotundo: «Voy a decir algo que creo que lo entienden bien todos los españoles. ETA ha dicho que deja de matar, a mí me parece muy bien, lo celebré en su día, pero sigue existiendo y mientras exista es terrorista y, por tanto, el Estado no está en suspenso», contestó al ser preguntado acerca de los intentos de la banda de contar con una infraestructura estable en Francia, y puede que en Portugal también.