Rajoy dice que hay signos que indican que España está en el final de la crisis

El presidente del Gobierno subraya estar «absolutamente convencido» de que el país va a superar la situación económica, pero indica que es preciso «adoptar» medidas y reformas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó ayer que España está «en el final de la crisis» y que hay «signos esperanzadores», pero indicó que es preciso seguir adoptando medidas y reformas económicas para generar confianza.

El líder popular, que acudió a un acto celebrado en la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza), donde la filial europea de General Motors invertirá 62,5 millones de euros para producir el modelo Mokka desde 2014, señaló que, a pesar de que aún es un momento «difícil» para España y pese a que el Gobierno ha tenido que tomar toda una serie de decisiones complicadas, ya hay signos de mejora en la economía nacional.

En este sentido, dijo estar «absolutamente convencido» de que el país va a superar esta crisis económica, ya que es una nación con más de 45 millones de personas «que trabajan, que se esfuerzan y que quieren tener un futuro», por lo que aseguró que noticias como la fabricación de un nuevo modelo en la planta de Opel en Figueruelas es un «estímulo» para superar esta «grave situación».

En un escenario distinto, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, utilizó parecidos términos al referirse a la situación económica del país, al asegurar que el aumento de la recaudación tributaria en un 3,5% hasta el pasado mes de junio suponía que «hemos dejado atrás la recesión».

Montoro señaló que este incremento de los ingresos de Hacienda en términos homogéneos no contabilizó las devoluciones. Además, según sus cálculos fue un indicio de que la actividad económica cayó menos de un 1% respecto al pasado año. Durante su intervención en el pleno del Senado, el político explicó que el crecimiento de la recaudación se corresponde con una evolución económica «que nos dice que estamos al final de la crisis» y que, «con toda probabilidad, el segundo trimestre ha sido el último de recesión en España».

Según añadió, la segunda mitad de 2013 «puede y debe ser la base de la recuperación que vendrá con toda seguridad y con toda firmeza a partir de 2014».

A la mejoría de la economía podría sumarse también el aumento de la presión fiscal y de las inspecciones. El Gobierno alzó el IVA en septiembre de 2012 y ha prorrogado a 2014 la subida extraordinaria del IRPF prevista para 2012 y 2013 para cuadrar las cuentas. No obstante, Hacienda recaudó el pasado año 1.200 millones de la amnistía fiscal, la mitad de lo previsto.

Por otro lado, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, expresó su «máximo respeto» por las previsiones del FMI para España, que aplazan la salida de la crisis hasta 2015, pero recordó que este organismo se ha equivocado en el pasado y que las predicciones, las haga quien las haga, no dejan de ser «más que predicciones».

FuenteAGENCIAS 
Compartir