Rajoy avisa de que responderá con la Constitución al independentismo

El jefe del Ejecutivo, que se entrevista hoy con Artur Mas con el pacto fiscal de fondo, insta a la ‘Generalitat’ a colaborar por el interés general en una época especialmente dura.

0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, advirtió ayer al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que hará «guardar» la Constitución si así fuera necesario para evitar la independencia de Cataluña y aseguró que al jefe del Ejecutivo regional se le han ido «las cosas de las manos». Como respuesta, el nacionalista apostó por el entendimiento con el popular, con quién se entrevistará hoy, pero avisó de que, no obstante, su Comunidad «hará su camino».

En la sesión de control al Gobierno en el Congreso, el dirigente conservador recalcó que «lo malo es empecinarse en el error y tomar decisiones equivocadas», e instó a los nacionalistas catalanes a no echar «la culpa a los demás», sino a «colaborar todos juntos» por el interés de los ciudadanos y no «en aras de la ideología».

Rajoy afirmó tajante que, ante las demandas independentistas, «yo soy el presidente del Gobierno y me he comprometido a guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes». El jefe del Ejecutivo respondió de esta forma a las preguntas de la portavoz de UPyD, Rosa Díez, quién le recordó que el artículo 155 de la Carta Magna permite al Gabinete central adoptar las medidas necesarias para obligar a una región al cumplimiento forzoso de las obligaciones que adquiera con el país.

En este punto, el gallego recordó que el objetivo del Fondo de Liquidez Autonómico es permitir que «paguen sus vencimientos y, al mismo tiempo, que paguen a sus proveedores». «Por lo tanto, no tenga usted ninguna preocupación por el asunto que me ha planteado», le espetó.

En su turno, Pere Macías, que sustituyó a Durán i Lleida, recordó la multitudinaria manifestación de la Diada tras «reiteradas deslealtades» e «incumplimientos» con Cataluña, y criticó que, ante este movimiento, el Gobierno se limite a «recetar» la «aplicación de la Constitución y las leyes».

En su réplica, el presidente subrayó que la movilización fue, precisamente, el ejercicio de un derecho que da la Carta Magna, si bien quiso dejar claro que el Ejecutivo no comparte «ni el lema» ni los «objetivos» de esa marcha.

A renglón seguido, señaló que no está de acuerdo con el concierto económico que plantea CiU y recordó que el actual sistema de financiación de Cataluña fue aprobado por la Generalitat.

Explicado esto, admitió que todo «puede mejorarse», pero reiteró que éste no es el momento «para generar más problemas de inestabilidad política».

La vía del entendimiento

Tras las declaraciones del presidente del Gobierno, Artur Mas puso de relieve que su apuesta pasa por la vía del acuerdo y el entendimiento con el popular sobre el pacto fiscal, pero advirtió de que en caso contrario, Cataluña «debe hacer y hará su camino».

«Esta región no puede renunciar a su presente y futuro», sostuvo tras la firma de un convenio con las cuatro diputaciones catalanas de colaboración en la gestión tributaria en un acto en el Palacio de la Generalitat.

El dirigente de CiU espera así poder argumentar hoy ante Rajoy la necesidad de que Cataluña obtenga un cambio en la financiación, y que el jefe del Ejecutivo le escuche, por tanto, sin prejuicios.

«No vemos a nadie de fuera de Cataluña como enemigo nuestro y no querríamos considerarnos adversarios», apuntó Mas.