Rajoy acusa de «manirroto» al Gobierno y le urge en las reformas

¿Más rebajas? Los últimos castigos de las agencias de calificación hacen que el líder del PP le recuerde a Zapatero los compromisos que adquirió con las instituciones de la Unión

0

Se siente ganador y por eso quiere tener el mejor o menos malo escenario posible -máxime tras los tijeretazos de las agencias de calificación- para su entrada en La Moncloa, amén de evitar llevar a cabo medidas impopulares que iba a ejecutar el Gobierno Zapatero. El presidente del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, acusó al PSOE de «manirroto», que «ha endeudado el país», y le reclamó que hasta las elecciones generales «cumpla con los compromisos que este Ejecutivo ha asumido ante las instituciones europeas».

En el inicio de la precampaña electoral, el gallego fue aclamado en un acto celebrado en Salamanca, ante más de mil personas. Allí reconoció que su partido va a dar la «batalla» ante la propuesta de reforma de la PAC, porque en su opinión «no se puede aceptar de ninguna de las maneras», mientras que el Gobierno socialista, con la ministra Rosa Aguilar al frente -que se perfila como candidata a la Junta de Andalucía a corto plazo- ante ella «no ha hecho nada».

Con ese proyecto, España «perderá dinero, no apuesta por el rejuvenecimiento del sector», por lo que Rajoy insistió en que tanto la agricultura, como la ganadería y la industria agroalimentario «tienen futuro».

El dirigente conservador añadió que, a lo largo de la campaña, no va a hacer promesas, aunque ante un público enfervorizado prometió «seriedad, rigor, valentía, responsabilidad, diálogo con todo aquel que quiera hablar conmigo y concordia». «No quiero división entre españoles, solo deseo unión entre los ciudadanos de este país», recalcó.

Aunque trató de no fijarse en el PSOE, aprovechó dos minutos para decir que el Gobierno socialista es el que «más recortes sociales ha hecho», y que se han llevado a cabo por no ser «capaces de gestionar bien la Economía».

Para Rajoy, una de las primeras obligaciones que se tiene que marcar el Ejecutivo de Zapatero es la reunión del Consejo de Europa del próximo domingo, «donde España se juega mucho para su futuro».

En cuanto a los Presupuestos Generales del Estado, exigió al actual inquilino de La Moncloa que reúna el Consejo de Política Fiscal y Financiera para prorrogarlos, tras lo que calificó de «injusticia la que se comete con España» el retardo de los mismos porque se ha hecho con un «interés partidista para no tomar decisiones difíciles».

Lo primero que hará el coruñés cuando llegue al poder será «nombrar un Gabinete serio, de gente formal, competente y preparada», aunque también dejó claro que presentará «un plan económico», porque, en su opinión, «no se puede mandar pensando solo en el día siguiente y a salto de mata».

Además, subrayó que quiere «poner orden en la política económica del Gobierno» y ser «austeros, porque no se puede gastar lo que no se tiene», para lo que reestructurará «de una vez» el sistema financiero con el objetivo de que «vuelvan los créditos». Para llegar a ello, se comprometió a «apoyar a los emprendedores, a los grandes, pequeños y medianos empresarios, además de a los autónomos», porque son los llamados a «crear empleos».

Como ya hiciera hace siete días en Málaga, durante la convención, Rajoy pidió el apoyo de «todos los españoles», porque no se está ante un «un problema de partidos», sino ante una situación que «concierne a todos». También advirtió a los militantes de una «cantinela» que se oirá durante las próximas semanas: «¡Que viene la derecha!».