Publicidad

El expresidente del PP y del Gobierno Mariano Rajoy llamó ayer a su partido a “no asustarse de nada” y a “mantener sus posiciones” y advirtió contra “doctrinarios” y “sectarios” que, según dijo, no son buenos en política. Además, en alusión velada a Cs y Vox, resaltó que aunque “ahora haya gente que quiera dar lecciones”, el PP ha estado defendiendo la unidad de España desde el primer momento, como cuando frenó el llamado ‘plan Ibarretxe’.

Así se pronunció en su intervención en la primera sesión de la Convención Nacional del PP que se celebra este fin de semana en el Ifema de Madrid bajo el lema ‘España en Libertad’. Hoy le tocará el turno a su antecesor, José María Aznar, sin que esté prevista una foto de los dos con el actual líder del PP, Pablo Casado.

En su primera intervención pública desde el congreso extraordinario de julio en el que dejó la presidencia del PP, Rajoy fue recibido en el escenario por una gran ovación de todos los asistentes puestos en pie y con gritos de ‘presidente’. Sus primeras palabras fueron para dar las gracias a Casado por invitarlo a participar.

Buena gestión

Rajoy subió a la tribuna con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, quien a través de varias preguntas le brindó la posibilidad de reivindicar su gestión al frente de sus Gobiernos, cuando encontró el país sumido en la crisis y se vio obligado a realizar recortes.

Así, recordó que al llegar al Palacio de la Moncloa en 2011 se encontró con la “mayor crisis” económica, que había dejado por el camino 3,8 millones de parados. “Fue el Gobierno del PP el que fue tomando las decisiones difíciles de tomar, algunas no entendidas incluso por nuestros socios europeos. Fue el Gobierno del PP el que hizo reformas, redujo el déficit público y recuperó la creación de empleo”, relató.

En este sentido, señaló que el PP ha hecho “algunas cosas importantes a lo largo de su historia y sería bueno que continuara haciéndolas en el futuro”. Para ello, pidió a todos los cargos ponerse a trabajar. “Hay gente muy inteligente que no necesita dar un palo al agua pero nosotros, que somos gente normal, debemos meterle algunas horas como hemos hecho estos años”, ironizó.

Tras dejar claro que el PP no es un partido de “advenedizos” y tiene representación en la práctica totalidad de los municipios de España, subrayó que “eso es importante” porque da “mucha fuerza para transmitir” sus ideas, en un momento en que están a menos de cuatro meses de las elecciones autonómicas y municipales.

No asustarse

En este contexto —y cuanto las encuestas recogen un ascenso de Cs como de Vox—, pidió al PP “no asustarse” sino trabajar y dedicarse a “fortalecer” el partido, teniendo “aguante en los momentos difíciles”. A su entender, uno no puede “asustarse” por las críticas porque el Partido Popular es una organización “muy potente” y tiene que “mantener sus posiciones y defenderlas” con argumentos y razones.

“Conviene tener claridad en los principios y creo que nosotros lo tenemos muy claro, pero luego hay que estar en la realidad. No es bueno el sectarismo ni son buenos los doctrinarios en ninguna faceta de la vida. En política, tampoco”, enfatizó el expresidente.