Quim Torra, presidente de la Generalitat, ayer en la conferencia.
Quim Torra, presidente de la Generalitat, ayer en la conferencia. / EFE
Publicidad

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, afirmó ayer que no aceptará eventuales sentencias condenatorias del Tribunal Supremo contra los presos soberanistas: “Personalmente no puedo aceptar ni aceptaré ninguna sentencia que no sea la libre absolución”.

Lo dijo en la conferencia ‘El nostre moment’ —’Nuestro momento’— en el Teatre Nacional de Catalunya, donde explicó que, si son condenados, estudiará qué decisiones debe tomar y se pondrá “a disposición del pueblo de Cataluña a través de sus representantes legítimos en el Parlament”.

No aclaró si las decisiones que tomará tienen que ver con convocar elecciones o reactivar la vía unilateral a la independencia, pero sí que las comunicará a los representantes catalanes en el Congreso, en el Senado y en el Parlamento Europeo para que actúen “con fidelidad al mandato del pueblo de Cataluña”.

Torra acusó al Estado de tratar de destruir el independentismo en los últimos meses a través del artículo 155 y de la prisión preventiva a exmiembros del Govern, y aseguró que en ningún caso renuncia a la independencia: “Esta propuesta que hago al pueblo de Cataluña tiene una divisa muy sencilla: o libertad o libertad”.

Considera que puede seguir avanzando hacia la independencia porque así lo avala el 1-O: “Ejercimos el derecho de autodeterminación; nos impondremos el derecho de hacerlo realidad”.

No detalló cómo intentar aplicar la república que no vio la luz pese a la declaración de independencia del 27 de octubre de 2017, pero sí reclamó “recuperar la dinámica de apoderamiento popular y democrático” que hubo el 1-O.

El presidente catalán consideró que puede sumar a esta causa un 80 por ciento de la ciudadanía de Cataluña que, aseguró, cumple con tres premisas: comparte el derecho a decidir, “rechaza la represión” y también la monarquía.

Torra propuso que el independentismo retome la iniciativa política a través de tres “vías de acción republicanas”: el Govern, el Parlament y los ayuntamientos; el Consell de la República que se activará en Bélgica; y la ciudadanía movilizada en la calle.

También reclamó defender a los presos soberanistas y los dirigentes en el extranjero a través de “una marcha por los derechos civiles, sociales y nacionales” desde el día de hoy hasta que se conozcan las sentencias.

Asimismo, aseguró que impulsará la constitución del Fòrum Cívic, Social i Constituent, una plataforma para “promover el debate constituyente en Cataluña con la ambición de obtener la máxima participación de la sociedad”.

Referéndum acordado

La última propuesta lanzada por Torra es mantener la mano tendida al “diálogo y la negociación” con el Gobierno central pero bajo una premisa: respetar el derecho de autodeterminación y abrirse a negociar un referéndum de independencia acordado. Torra considera “interesante” que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya hable de celebrar un referéndum en Cataluña, pero exige que sea sobre la independencia.

También hizo una parte de su discurso en su castellano para agradecer que le lleguen muestras de solidaridad desde el resto del Estado y reclamó “la liberación de los presos políticos y el retorno libre de los exiliados y exiliadas”.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir