Puigdemont promete el cargo sin referirse al Rey ni a la Constitución

El nuevo presidente de la Generalitat de reivindicó un nuevo Estado propio durante la toma de posesión y acusó a España de “ahogar y humillar financieramente a los catalanes”

0

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, asumió ayer el cargo sin mencionar al Rey ni la Constitución, y prometió ser fiel a la voluntad de los catalanes, con un “Lo prometo”. En la toma posesión celebrada en el Palau de la Generalitat, así respondió a la pregunta de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell: “¿Promete cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlament?”.

La promesa de Puigdemont estuvo precedida por una breve intervención del presidente saliente, Artur Mas, que le agradeció “haber aceptado el reto de ser el 130 presidente de la Generalitat en estos momentos apasionantes, decisivos y trascendentes” para Cataluña. Puigdemont llegó a la plaza Sant Jaume a las 18 horas acompañado de su mujer, Marcela Topor, y entró al Palau flanqueado por 14 Mossos d’Esquadra vestidos de gala y vitoreado por cerca de 300 personas, muchas de ellas con ‘estelades’, entre las cuales había una bandera española en este caso.

El nuevo presidente de la Generalitat reivindicó un Estado propio, durante su intervención y defendió como factible —“imposible es solo una opinión”—, y acusó al Gobierno de “ahogar y humillar” a Cataluña. Durante el acto de ayer, hizo otro alegato en el que no citó explícitamente al líder de C’s, Albert Rivera, pero sí implícitamente, asegurando que son una palabras de un líder “próximo” territorialmente pero no ideológicamente.

Durante el evento, celebrado en el Saló Sant Jordi del Palau de la Generalitat, también cargó contra el Estado por tener a Cataluña “ahogada y humillada” financieramente. Además, critcó que el Gobierno central tiene a Cataluña desatendida en inversiones y menosprecia su identidad, y concluyó que, para aplicar las mejoras, la Generalitat “necesita herramientas”. Puigdemont afirmó que su objetivo será mejorar las condiciones de vida y trabajo de la gente; garantizar la calidad de sus servicios públicos; la calidad de su medio ambiente y el compromiso de Cataluña con la solidaridad internacional en este caso.

Sin embargo, añadió que mirando “a los ojos de la gente” hay que admitir que estos objetivos no pueden cumplirse con una Cataluña autonómica.