El cabeza de lista de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont. / europa press
El cabeza de lista de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont. / europa press
Publicidad

El cabeza de lista de JuntsxCat, Carles Puigdemont, no renuncia a ser investido presidente de la Generalitat y defiende así que puede gobernar desde Bruselas: “Seguro que no podría hacerlo desde la prisión”.

“En la prisión no me podría entrevistar ni dirigirme a la gente, escribir y recibir a gente; muchas de las cosas que hago”, explicó en una entrevista.

Para él, “la única manera de seguir haciéndolo es con libertad y seguridad, que es lo que garantiza que políticas públicas se puedan desarrollar”.

Sin desvelar las fórmulas que negocian con ERC para ser investido, ha reivindicado que los catalanes votaron en las elecciones por restituir el Govern, y al preguntársele qué pasaría si el Rey no firmar su posible nombramiento, en ese caso “el problema lo tiene el Rey”.

“Si el Parlament me ratifica como presidente, el jefe del Estado no tiene ningún derecho a subvertir el mandato legal y constitucional”, dijo Puigdemont, que se apoyó en las nuevas tecnologías para argumentar que podrá gobernar desde Bélgica y reunirse con el Consell Executiu, pese a admitir que no son las condiciones de normalidad que querría.

Al preguntársele si descarta cruzar la frontera, aseguró que no puede descartar nada, pero que, en caso de ser investido estando en Bruselas, la fórmula que se utilizará estará dentro del reglamento del Parlament. Tras cuestionar el informe de los letrados del Parlament, que se oponen a una investidura telemática, confió en que se respeten los “derechos” de todos los diputados, también los suyos, y también señaló que es la Mesa la que debe tomar las decisiones.

“No hay plan B. Sólo hay plan A. La gente ha votado por la restitución”, recalcó Puigdemont, que espera reunirse lo antes posible con el nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent. Aunque no ha podido hablar directamente con el líder de ERC, Oriol. Junqueras, al estar encarcelado, confía en que pueda repetir como vicepresidente de la Generalitat salvo que no quiera, y pide no acostumbrarse a que esté en prisión ni aceptar que la “coalición del 155” gobierne en Cataluña.

“Si España quiere ser un Estado de Derecho debe comportarse como un Estado de Derecho, y esto significa respetar la decisión de los ciudadanos”, replicó a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por afirmar que tomarán todas las medidas para impedir que sea investido.

Según Puigdemont, si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no se reúne con él es porque no quiere, y explicó que en su mandato quiere trabajar para la “restauración democrática de lo que la coalición del 155 ha infringido”.

“Si el Estado no levanta el 155 y no hay dinero, incumple la ley”, sostuvo Puigdemont, que llamó a no rendirse pese a las dificultades que habrá. Al preguntársele si renunciará a la vía unilateral, opinó que la única unilateralidad es la del 155 y que él no renuncia “a lo que ha votado la gente”.

FuenteEuropa Press
Compartir