Ximo Puig preside la reunión extraordinaria del pleno del Consell.
Ximo Puig preside la reunión extraordinaria del pleno del Consell. / EFE
Publicidad

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció ayer la convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas en la Comunidad Valenciana para el 28 de abril y la disolución de Les Corts, cuyo decreto se publicará hoy en el DOGV. Se trata de la primera vez que estos comicios no se celebrarán el cuarto domingo de mayo y que, además, este año coincidirán con las generales.

“Ahora votaremos como actores de primera fila de la política española, en igualdad de condiciones con las otras comunidades autónomas que ya ejercen ese derecho”, remarcó Puig, quien defendió que su decisión de avanzar las elecciones “no es partidista” y ayudará a “romper con la inercia de una posición que no ayuda” y visibilizará el problema y la agenda valenciana.

Puig se pronunció en estos términos ante los medios de comunicación en el Saló de Corts del Palau de la Generalitat, tras la reunión extraordinaria del pleno Consell convocada para tratar el adelanto electoral.

Favorece y es oportuna

En esa reunión, los miembros del ejecutivo de Compromís mostraron su “disconformidad” con la decisión de Puig de adelantar los comicios, que es una potestad que le corresponde como presidente según marca el Estatut.

No obstante y tras asegurar que ha hablado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para comunicarle su decisión, indicó que este ha sido “un proceso deliberativo” y él no habría llevado al seno del Consell un acuerdo que no estuviera avalado desde la perspectiva jurídica. La reunión ayer, dijo, ha sido “razonable” y “con la estima y afecto” que se tienen cada conseller ha expresado su opinión.

En su intervención, insistió en la importancia de “singularizar” a la Comunidad y de que sean los valencianos los que “tengamos el control sobre lo que nos afecta”. “Estoy convencido de que esta decisión favorece a que nuestras aspiraciones cuenten con un espacio político propio frente a nosotros mismos y al resto de España”, señaló para incidir en que es “especialmente oportuno en el momento presente” en el que “los partidos radicalizados apuestan por el enfrentamiento, el ruido y la inestabilidad”.

En este contexto, consideró que el adelanto “permitirá proyectar los valores propios del diálogo, la honestidad y la eficacia hacia el resto de España”.

Lucha y esfuerzo

Por otro lado, puso en valor “el esfuerzo y la lucha de diversas generaciones” para conseguir el autogobierno de la Comunidad y la consideración plena de autonomía histórica”.

Así, reivindicó el Estatut, pese que señaló que algunos lo quieren “debilitar incluso destruir” como un norma que “ha permitido hacer de la Comunidad lo que demandaban los valencianos”.

“Nos ha permitido decidir”, remarcó y, tras ello, enumeró algunas de las medidas que ha puesto en marcha el Consell del Botànic (sustentado por PSPV y Compormís con apoyo de Podem) como la universalidad de la Sanidad, la eliminación del copago o la gratuidad de los libros de texto.

En el ámbito institucional, el ‘president’ destacó que esta legislatura ha servido para “culminar el camino iniciado hace cuarenta años con la declaración de voluntad de los valencianos de ser una autonomía de primera”.

Para Puig, la reciente reforma del Estatut ha supuesto “blindar las inversiones” y ahora con su decisión de adelantar las autonómicas, la Comunidad contará con “un calendario propio que nos coloca definitivamente en el lugar que merecemos”. “Me interpela a mí como president cerrar el círculo de esta historia para el reconocimiento de nuestra autonomía histórica y abrir una nueva etapa”, enfatizó.

Puig considera que esta decisión radica en la necesidad de evidenciar el “problema valenciano”.