Protección Civil alerta del riesgo de sufrir más terremotos en España

Las autoridades mantienen una vigilancia permanente de la actividad sísmica en el Mar de Alborán, después de que el pasado domingo se registrase un temblor de 4,5 grados

23

La dirección general de Protección Civil y Emergencias informó de la realización de un seguimiento permanente de los movimientos sísmicos registrados en el Mar de Alborán, después del temblor fuerte, de magnitud 4,5 e intensidad IV, que se sintió en Andalucía. Las autoridades, además, instan a la población a adoptar medidas de autoprotección para evitar riesgos, así como seguir las recomendaciones a tener en cuenta en caso de seísmo.

Así, a través de su Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación, mantiene una vigilancia constante sobre las series sísmicas que se están produciendo en el mar de Alborán, de acuerdo con la información facilitada por el Instituto Geográfico Nacional.

Tras el último terremoto, sentido en Andalucía y especialmente en Granada, Protección Civil señala que está en contacto con la Delegación del Gobierno de Andalucía y el órgano en materia de Protección Civil de la comunidad autónoma, así como con los miembros del Comité Estatal de Coordinación de Riesgo Sísmico.

Asimismo, señala que en estos momentos continúan registrándose terremotos en la serie sísmica iniciada el pasado 12 de diciembre de 2015. Tras el seísmo principal registrado a las 05.22 horas del 25 de enero, con Magnitud 6,3 (Mw) e Intensidad VI, se han registrado un total de 960 réplicas, 25 de ellas sentidas por la población. Desde las 20.00 horas del pasado domingo se han registrado 38 réplicas de magnitud inferior a 2,9 (ninguna sentida por la población).

El terremoto registrado a las 17.25 horas del domingo, con Magnitud 4.5 (Mw) e Intensidad IV, fue sentido en Andalucía, especialmente en las provincias de Almería, Málaga y Granada, así como en algunas localidades de Jaén y Córdoba. Se han registrado otros siete terremotos cercanos a la costa de Granada, ninguno de ellos sentido por la población.

Ante esta actividad sísmica, Protección Civil y Emergencias recuerdan la importancia de adoptar medidas de autoprotección para disminuir los riesgos cuando se suceden las réplicas.

Como medida preventiva, las autoridades aconsejan extremar las precauciones en cuanto a la colocación y sujeción de algunos objetos que puedan caerse, en especial los pesados y los que pueden romperse como lámparas, espejos, botellas, etcétera.

También recomiendan tener un especial cuidado con la ubicación de los productos tóxicos o inflamables, a fin de evitar fugas o derrames. Si se produce un movimiento sísmico y está en el interior de un edificio, es importante buscar refugio debajo de los dinteles de las puertas o de algún mueble sólido, como mesas o escritorios, o bien, junto a un pilar o pared maestra.

Igualmente, aconsejan mantenerse alejado de ventanas, cristaleras, vitrinas, tabiques y objetos que pueden caerse y llegar a golpearle; evitar usar el ascensor, ya que los efectos del terremoto podrían provocar su desplome o dejarle atrapado en su interior. También recomiendan usar linternas para el alumbrado y evitar el uso de velas, cerillas, o cualquier tipo de llama durante o inmediatamente después del temblor, que puedan provocar una explosión o incendio.

En caso de las personas que sean sorprendidas por un terremoto en el exterior, Protección Civil aconseja ir hacia un área abierta, alejarse de los edificos dañados y recordar que después de un gran terremoto siguen otros temblores más pequeños que pueden ser también lo suficientemente fuertes como para causar destrozos.