Ana Pastor en la sesión de Constitución del Congreso de los Diputados.
Ana Pastor en la sesión de Constitución del Congreso de los Diputados. / Europa Press
Publicidad

El PP y Ciudadanos han unido sus votos para que la Mesa del Congreso rechace tramitar por la vía de urgencia y en lectura única la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria presentada por PSOE y Unidos Podemos para impedir un veto irreversible del Senado a la senda del déficit.

Esa reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria fue registrada en agosto por el PSOE, Unidos Podemos, Esquerra Republicana (ERC)y Compromís pretende volver al mecanismo que fijó el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero para que el posible veto del Senado al techo de gasto y la senda de déficit no sea irreversible, sino que pueda ser levantado por el Congreso por mayoría simple.

Para conseguir que se apruebe cuanto antes y así acelerar la presentación de unos nuevos Presupuestos Generales, el PSOE y Unidos Podemos pidieron que la reforma se tramitase por el procedimiento de urgencia, lo que supone acortar los plazos a la mitad, y en lectura única, lo que implica solventar todos los debates en un Pleno del Congreso, sin pasar por ponencia ni comisión.

En su primera reunión tras el paréntesis estival, la Mesa del Congreso admitió a trámite la proposición de ley, pero rechazó esa tramitación de urgencia. Ciudadanos ya había manifestado su oposición a la tramitación ‘exprés’ de la reforma e incluso ayer el partido de la formación naranja, Albert Rivera, se mostró dispuesto a apoyar la iniciativa siempre y cuando se tramitase por la vía ordinaria como un proyecto de ley.

El vicepresidente primero del Congreso, Nacho Prendes, de Ciudadanos, se felicitó por la decisión de la Mesa subrayando la necesidad de “abandonar esta vía permanente de los ‘decretazos’, los ‘dedazos’ y los procedimientos antidemocráticos”.

A su juicio, esa reforma debe tramitarse “por la vía ordinaria, sin hurtar derechos al Parlamento y dando voz a todo el mundo”. “La solicitud (de urgencia) era una vía excepcional y antidemocrática”, remarcó Nacho Prendes.

PSOE y Podemos

El PSOE y Unidos Podemos coincidieron ayer en acusar a la mayoría que forman PP y Ciudadanos en la Mesa del Congreso y a su presidenta, Ana Pastor, de practicar el “filibusterismo político” al impedir que se tramite por la vía de urgencia y en lectura única la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que busca eliminar el carácter irreversible del veto del Senado al techo de gasto y la senda del déficit.

En declaraciones a los medios de comunicación a la salida de la reunión de la Junta de Portavoces, la portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra, acusó a Ana Pastor de utilizar las instituciones “en beneficio partidista” desoyendo el informe de los letrados que daba la posibilidad de aceptar la tramitación exprés.

Lastra advirtió a PP y Ciudadanos de que la Mesa de la Cámara, donde suman mayoría, es el “órgano de gobierno y calificación” del Congreso, pero no “el órgano político”. Estas dos formaciones alegan que la proposición de ley de los socialistas no puede ser tramitada por la vía de urgencia y en lectura única y exige una tramitación más pausada.

Así las cosas, Lastra confirmó que esta reforma será la primera proposición de ley que llevará el PSOE al Pleno del Congreso en la primera oportunidad que tengan, en la semana del 17 de septiembre. Una vez tomada en consideración, volverán a pedir su tramitación urgente y en lectura única.

“Esperamos que a nadie se le pase por la imaginación y muchos menos a la presidenta de esta Cámara hurtar el debate al Pleno de la Cámara”, advirtió Lastra, que acusó a Ana Pastor de empezar a “parecerse más a Pablo Casado que a una presidenta de la Cámara”, alertó Lastra. Y es que llegados a ese extremo, los socialistas no descartan pedir la dimisión de la presidenta del Congreso.

“Le exigimos que se comporte como la presidenta de los 350 diputados. La Junta de Portavoces va a defender sus propias competencias y vamos a defender también el informe de los letrados, algo que la propia Pastor se saltó hoy en la Mesa”, incidió.
Lastra descartó que pueda reformarse la Ley de Estabilidad, por la vía de un real decreto ley como plantea Unidos Podemos.