El Pórtico de la Gloria recupera su color original

La restauración de la obra cumbre del Maestro Mateo en la catedral de Santiago ha durado diez años, con una inversión superior a 6 millones para recuperar la gran joya del románico

84
Pórtico de la Gloria tras la restauración efectuada.
Pórtico de la Gloria tras la restauración efectuada. / EFE
Publicidad

Bajo la superficie, persistía el color. Diez años de “exhaustiva” y minuciosa restauración y una inversión de 6,2 millones de euros han sido necesarios para arrojar luz sobre la gran obra del Maestro Mateo, el Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela, que desvela ahora su impresionante policromía original gracias a la colaboración de las instituciones capitaneadas por la Fundación Barrié.

Una capa de suciedad, sales, restos biológicos y acumulaciones acrílicas y de mortero cubrían la superficie de la gran joya del románico y le daban un aspecto grisáceo y apagado. Sin embargo, la restauración iniciada hace una década permitió desvelar un secreto: el Pórtico de la Gloria conservaba aún buena parte de sus tres policromías originales que ahora, retirados los andamios que lo han cubierto durante estos años, impresionan con su viveza.

“No se ha añadido ninguna policromía”, se adelantó a precisar el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, durante la presentación ayer a medios del final de esta “minuciosa” restauración. Y es que el color que puede contemplarse, sobre todo en el tímpano central de esta joya histórica, llama la atención, pero es, sin embargo, todo él original y restaurado.

Los tonos de las caras de apóstoles y profetas, las letras de las cartelas, los coloridos ropajes y hasta la sangre de Cristo que preside el tímpano central pueden observarse con gran detalle gracias a un proceso de rehabilitación y conservación que ha devuelto el esplendor a una historia que “comienza hace ocho siglos y medio”, recordó monseñor Barrio.

Magnitud de la obra Las actuaciones sobre el Pórtico, iniciadas en 2009, estuvieron enmarcadas en el Programa Catedral, promovido por la Fundación Catedral y la Fundación Barrié, en colaboración con la Consellería de Cultura de la Xunta y del Instituto de Patrimonio Cultural de España.

Este ha sido, en palabras del presidente de la Fundación Barrié, José María Arias Mosquera, uno de los “proyectos más importantes, más largos y más complejos” a los que se ha enfrentado la entidad, tanto por la “magnitud de la obra” como por la presión social existente. “No nos podíamos permitir el más mínimo error”, dijo.

Cada fase del proyecto, apuntó, fue “minuciosamente estudiada”, por lo que dio por hecho que “marcará un antes y un después en la investigación de proyectos de restauración” dada la documentación generada y los procesos descubiertos.

El aspecto más llamativo de la restauración es la revelación de las policromías, algo que ha sorprendido incluso a los expertos. Durante la intervención se ha confirmado la existencia de tres policromados al óleo que cambiaron en diferentes etapas la imagen del Pórtico.

Policromías

La primera de ellas, con decoración medieval, aún permanece en multitud de vestigios como el ángel que porta la columna o los que portan la cruz. Además de pigmentos originales, se han identificado láminas metálicas de oro y algunos usos de plata.

La segunda policromía data del siglo XVI, coincidiendo con las primeras modificaciones de la fachada exterior del Obradoiro. La utilización del color es diferente en este ámbito y los tonos son más intensos. Aunque los materiales utilizados no fueron tan exclusivos, la singularidad más destacable es la decoración de mantos y túnicas con técnica origen flamenco que imitan los relieves de tejidos bordados. La tercera policromía, la más visible en la actualidad, data del siglo XVII y cuenta con una paleta cromática muy similar a la renacentista, con más presencia de oro.

Fue Crispín de Evelino el que policromó rostros, manos y pies en 1651, dejando constancia en un documento conservado en el Archivo de la Catedral. A partir de ese momento aparecen policromados parciales con intención reparadora en las zonas más degradadas.

Un episodio de gran interés para la policromía es el vaciado en yeso que se realizó para el Victoria and Albert Museum de Londres en 1866. Gracias a un convenio, ahora se han podido relacionar ambas obras, pudiendo identificar materiales comunes y su relación con algunos procesos de deterioro. Así, se localizó en una junta del tímpano del Pórtico un cuchillo con restos de escayola y una caja de cerillas datada en el último cuarto del siglo XIX, “pruebas inequívocas de este momento”.