La presidenta de la SGAE, Pilar Jurado, posa ante los medios.
La presidenta de la SGAE, Pilar Jurado, posa ante los medios. / efe
Publicidad

La presidenta de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) manifestó ayer que la entidad se mantiene viva y se ha mostrado convencida de que lo estará “mucho tiempo”, en referencia a la petición que realizó hace un mes el Ministerio de Cultura y Deporte a la Audiencia Nacional para intervenir a la SGAE. “No nos hemos muerto. Estamos vivos unos cuantos y vamos a seguir vivos mucho tiempo”, señaló Jurado durante un desayuno informativo en el que dio cuenta de los pasos que ha dado desde que fue elegida como presidenta el pasado 27 de febrero, tras la moción de censura a su predecesor en el puesto, José Ángel Hevia.

Jurado indicó que la sociedad tiene que “esperar” la contestación a las “alegaciones” que ha trasladado a la Audiencia Nacional a raíz de la petición de intervención y, una vez haya pasado este “trámite”, verán que ocurre. La presidenta de la SGAE se definió a sí misma como “una mujer de hechos”, motivo por el que continuará con sus deberes, que imponen un “ritmo terrible”, lo que justifica, según sus palabras, el aumento de gastos en dietas y traslados en los últimos días debido a la convocatoria de juntas directivas, algo de lo que es “consciente”.

“La celeridad que piden desde el Ministerio es lo que ha obligado a que en esta época sean tan urgentes estos movimientos”, justificó Jurado, quien prometió espaciar las juntas cuando se normalicen las cosas, al tiempo que defiende su dedicación al asunto del requerimiento del Ministerio desde la “primera junta”.

Jurado desgranó durante su intervención sus logros en estas primeras semanas al frente de la entidad: como unos nuevos estatutos, el voto electrónico, la puesta en marcha de un código deontológico o la aprobación del órgano de supervisión. Según recalcó, se ha conseguido una “amplia mayoría” que no se alcanzaba en la casa “desde hace décadas”, afirmó.

Entre sus compromisos, la presidenta de la SGAE recalcó la “transparencia” y el “consenso” entre sus prioridades para dar un futuro a una casa de la que viven “500 familias”, así como “recuperar la credibilidad”. “Me estoy dejando la vida en este empeño. No he venido a hacer la guerra sino a traer la paz”, apostilló Jurado, que se define como “una presidenta de consenso”.

Jurado hizo también referencia al “fin de la rueda” de las televisiones, un problema que, según ha asegurado, “en el futuro ya no va a existir” tras la aprobación del tope del 20% para la franja nocturna que establece la Ley de Propiedad Intelectual.

El reparto

En cuanto a los asuntos pendientes, Jurado señaló que un grupo de trabajo se está encargando del reparto correspondiente a diciembre de 2018. En este sentido, afirmó que lo anterior a esta fecha está “judicializado” y lo posterior “reglado”. Preguntada por el nombramiento como director general de la SGAE de Miguel Ángel Recio —quien fue primero director general del INAEM y posteriormente director General de Bellas Artes y Bienes Culturales y Archivos y Bibliotecas durante el Gobierno de Mariano Rajoy—, Jurado señaló que confía en que el departamento que dirige José Guirao lo acepte “de buen grado” porque “va a ayudar a que las cosas funcionen mejor”.

Jurado, quien pidió el mismo margen de “cien días” que se da a los presidentes de Gobierno, reconoció que el contrato de Recio aún tiene “flecos” y “detalles” que se abordarán en el próximo Consejo de Dirección del 28 de marzo, después de abordar la comisión deontológica. En cuanto al cese del predecesor de Recio en el cargo, Carlos López, Jurado reconoció que le apoyó de “manera explícita” en la anterior moción de confianza, pero descubrió después “falta de transparencia”