Piden siete años para un yihadista que captaba jóvenes para el DAESH

Khalid Erraziki está acusado de tratar de atraer al menos a una mujer y un hombre que se encontraban en situación irregular en España en la órbita del grupo terrorista islámico

29
El juicio contra Khalid Erraziki comienza hoy por hacer proselitismo de DAESH y captar gente para luchar en Siria.
El juicio contra Khalid Erraziki comienza hoy por hacer proselitismo de DAESH y captar gente para luchar en Siria. / e.p. La Audiencia Nacional admite el recurso de OCU contra la resolución del FROB sobre el Banco Popular (Foto de ARCHIVO) 17/07/2017
Publicidad

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgará a partir de hoy a Khalid Erraziki, un hombre para el que la Fiscalía pide siete años y medio de cárcel por hacer proselitismo del DAESH y tratar de captar al menos a una mujer y un joven que se encontraba en situación irregular en España y al que ofreció ‘papeles’ y dinero si se iba a Siria a luchar.

En concreto, según el escrito de acusación de la Fiscalía, el acusado utilizaba sus perfiles en Facebook para hacer proselitismo de la yihad violenta. Ya conocía al joven Danilo Oliveira desde hacía tiempo y le venía captando y radicalizando “con el propósito último de hacer que se desplazase a una zona de conflicto y se uniera al DAESH”.

“Le hizo saber que conocía su condición de residente irregular en España y que estaba buscando gente joven de sus características físicas para luchar en Siria, asegurándole que así podría regularizar su situación además de percibir un sueldo mensual de 3.000 euros mientras permaneciera en el frente”, relata el fiscal.

Primero le convenció de que se convirtiese al Islam aduciendo que “en el contenido de la Biblia había muchos errores”. Después, le fue mostrando de forma “personal y directa” manual propagandístico del DAESH, fotos y vídeos de contenido cada vez más violento que fueron desde una inmolación con múltiples heridos frente a una comisaría hasta decapitaciones y degollamientos.

Facebook

“Asimismo, y para comprobar su compromiso, el acusado le incorporó a un grupo de Messenger de Facebook donde le comentó que le iban a vender a un grupo yihadista y el dinero obtenido por su venta se lo iban a dar a su madre”, detalla el Ministerio Público.

Con los mismos propósitos contactó con Kadhija Ibrahimi, una marroquí con residencia permanente en España hasta 2022 y activa en Facebook. Consiguió que ella mostrara “cierta afinidad con sus postulados, efectuando publicaciones de la bandera de DAESH y declarando que el Estado Islámico permanecerá”, ideas que le estaban “siendo inoculadas” por él.

Destaca además que entre sus contactos en la misma red social cuenta con ‘amigos’ condenados por actividades yihadistas, como Carolina Peña Orellana, una ceutí que acabó en el banquillo de los acusados en la Audiencia Nacional por participar en una red de captación de jóvenes y adolescentes para convertirlas en ‘esposas’ de los combatientes del Estado Islámico y enviarlas a zona de conflicto.