El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una entrevista ayer
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una entrevista ayer./ Europa Press
Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió al presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, que inicie un “diálogo entre catalanes” para restaurar la convivencia, y anunció un programa de actos a partir de septiembre para reivindicar el cuarenta aniversario de la Constitución.

En una rueda de prensa durante su visita oficial a San José (Costa Rica), Sánchez recordó a Torra que su “primera responsabilidad” es garantizar la convivencia en su comunidad autónoma. Afirmó que el Gobierno está dispuesto a negociar con la Generalitat dentro del marco constitucional, pero que antes “Cataluña tiene que hablar con Cataluña” para solucionar su “crisis de convivencia”.

En este sentido, le recriminó a Quim Torra que solo se dirija a “una minoría mayoritaria” de los catalanes y no a todos ellos, y le llamó a abrir un importante diálogo entre “las dos Cataluñas”.

“Camino ya recorrido”

Respecto a la respuesta de Quim Torra por sus palabras del pasado jueves en Bogotá (Colombia), en las que le advertía de que ya conocía lo que deparaban el “desacato” y “situarse fuera de la legalidad”, se remitió a las declaraciones de la ministra portavoz, Isabel Celaá, tras el Consejo de Ministros de ayer, y apostó por “dar una oportunidad a la política”.

“Nosotros advertimos de cuáles son las consecuencias de volver al unilateralismo”, dijo, porque “es un camino ya recorrido”. No obstante, reiteró que la propuesta del Gobierno para Cataluña es “autogobierno, Constitución y Europa”. Sánchez subrayó que España es un país democrático en el que rige el Estado de derecho e insistió en que “hay un espacio enorme para dialogar dentro de la Constitución”.

De hecho, celebró que en el próximo mes de diciembre se cumplan cuarenta años del aniversario de la Constitución y anunció, en este sentido, una serie de actos encaminados a enaltecer su papel y “lo que ha supuesto” en estos años en democracia.

El jefe del Ejecutivo socialista alabó los avances que ha traído la Carta Magna en “cohesión social, cohesión territorial, unión de los españoles y unión de los pueblos de España”, y garantizó que el Gobierno socialista reivindicará “su vigencia” a pesar de que pueda encontrarse dentro de su marco constitucional “la solución a crisis políticas como la catalana”.

Por último, destacó la reapertura de la comisión bilateral con Cataluña para “hablar de las cosas que importan a los catalanes” —como la sanidad, las infraestructuras, la financiación o los “servicios públicos esenciales”—, la futura celebración de un Consejo de Ministros en Barcelona, o su próxima reunión con el presidente Torra “antes de final de año”.

La portavoz del Gobierno y ministra de Educación, Isabel Celaá, afirmó ayer que el Ejecutivo no está dispuesto a entrar en ninguna “escalada dialéctica” con Torra, a quien instó a “rebajar la tensión” y a tener “la inteligencia” de aprovechar la vía del diálogo, aunque los límites “están claros”.