El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ayer en Álora (Málaga).
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ayer en Álora (Málaga). / EFE
Publicidad

El presidente del PP, Pablo Casado, aseguró en la jornada de ayer que el Gobierno socialista de Pedro Sánchez les llamó “xenófobos, populistas y ahora están haciendo lo mismo que nosotros les pedíamos que había que hacer” en materia de inmigración, que es “defender nuestras fronteras y a nuestra Guardia Civil y Policía Nacional” y “al mismo tiempo ser solidarios en la cooperación con los países de origen”.

El dirigente de los populares considera que tuvo que venir la canciller alemana, Angela Merkel, para decir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “lo que se tiene que hacer” en materia de inmigración, incidiendo en que los ‘populares’ lo tenían “muy claro”.

“España es un país solidario, Andalucía es una tierra solidaria que pone sus servicios sociales a disposición de quien busca un futuro mejor”, pero advirtió que “eso no es sostenible”. A su juicio, “tenemos que tener una inmigración legal, ordenada y vinculada al mercado laboral”. Además, dijo alegrarse, después de que una ministra diga que “el Estado del Bienestar no es infinito”, de que el Gobierno “vaya mejorando sus apreciaciones”.

Casado participó junto con el presidente del PP-A, Juanma Moreno, y el líder de los ‘populares’ malagueños, Elías Bendodo, en la clausura del inicio del curso político del PP-A en Álora (Málaga), al que asistieron unas 1.000 personas.

Así, recordó, además, como Gabriel Amat le decía “el mismo día que llegaba el Acuario a Valencia que estaban llegando 600 personas a las costas almerienses”; o como decía el exministro Juan Ignacio Zoido “que tenía que estar todo el día hablando con Marruecos, Senegal o Mauritania”, pero “defendiendo a la Guardia Civil y a la Policía Nacional para defender nuestras fronteras”.

“Nos han metido un gol al propio respeto a la oposición política”, dijo, señalando que “nos llamaron xenófobos, populistas y ahora están haciendo lo mismo que nosotros les pedíamos que había que hacer: defender nuestras fronteras y a nuestra Guardia Civil y Policía Nacional” y “al mismo tiempo ser solidarios en la cooperación con los países de origen”, dijo Casado.
Reiteró que tuvo que venir Merkel para “decirle Sánchez lo que tiene que hacer”, diciendo que “nosotros lo teníamos muy claro”, dijo.

Ley de símbolos del 81 El presidente del PP, Pablo Casado, apostó ayer por modificar la Ley de Símbolos de 1981 “para exigir que no se use la vía pública para hacer propaganda y, en el caso de Cataluña, con unos emblemas que son antidemocráticos”, en alusión a los lazos amarillos. “Hay que evitar desde las instituciones lo que pasa en las calles de Cataluña”, afirmó Casado.

En la clausura del acto de inicio del curso político del PP andaluz en Álora (Málaga), Casado advirtió que la política que está aplicando el Gobierno socialista con los independentistas es “irresponsable e inadmisible”, toda vez que criticó que el presidente Pedro Sánchez “está cediendo ante los secesionista porque es rehén de los votos que le dieron” para que prosperara la moción de censura a Mariano Rajoy.

Casado acusó al Gobierno central de permitir que “la crispación y la confrontación política llegue a la calle”, mientras que garantizó a las fuerzas constitucionalistas del país que no habrá problemas con el PP: “Queremos ir juntos, con Cs y con el PSOE de Cataluña, porque tenemos el mismo objetivo, recuperar la concordia y la prosperidad de Cataluña”.