Otegi culpa a Bush de la sentencia de Estrasburgo contra Batasuna

El senador del PNV Iñaki Anasagasti hace saber al entorno de HB que «hasta Europa» le ha dicho que pierda «toda esperanza» de seguir «silente» ante la banda criminal.

1

Desde hace unos años, la izquierda aberzale que no condena la violencia ha visto como la gran mayoría de los apoyos con los que contaba fuera de España se han ido diluyendo. Al final de la permisividad francesa con los etarras que se escondían en su territorio se sumaron las críticas del IRA irlandés y la debilidad de las FARC colombianas. Ahora ha sido el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo el que ha acabado con la última oportunidad del entorno de ETA de justificar lo injustificable.

La sentencia de la Justicia europea que respalda la ilegalización de Batasuna acorrala definitivamente a los abertzales, que han optado por el esperpento como método de defensa. De esta manera, su representante, Arnaldo Otegi, afirmó ayer que la decisión de Estrasburgo supone «una vuelta de tuerca más en el recorte de libertades» y es «una mala noticia, un dato preocupante» que «sigue una filosofía de guerra preventiva y total contra el terrorismo que en su día inauguró George Bush con la ayuda del señor Aznar, Tony Blair y otros líderes mundiales». La iniciativa no supondrá «variación ninguna» en los «razonamientos, análisis políticos y propuestas» de la izquierda, que está estudiando una posible respuesta, según aclaró Otegi.

«El tribunal se mantiene en la filosofía que plantea la dicotomía entre seguridad nacional o libertades, la balanza se inclinaba por la seguridad y el recorte de libertades», lo que supone «un grave error», manifestó.

Después de que el pasado martes todos los partidos valoraran la decisión de la corte europea, la izquierda abertzale decidió esperar para mostrar su posición. Así, a través de Otegi, ésta reconoció que el Estado «ha ganado una batalla en términos jurídicos», lo que a su juicio supone un «recorte de libertades». El líder inhabilitado afirmó que el fallo no le ha sorprendido y «su lógica no acerca a un escenario de soluciones». Según sostuvo, los abogados están estudiando esta «mala sentencia» y los «pasos que habría que dar», por lo que serán quienes decidan cómo actuar al respecto. Otegi manifestó que, desde una lectura política «de urgencia», el fallo debe interpretarse desde parámetros «del pasado».

«Desde ese punto de vista, el tribunal no podría haber dado una sentencia diferente a la que ha dado», afirmó el político condenado, lo que en su opinión constituye «una catástrofe no solo para Euskal Herria y para la izquierda independentista, sino para el conjunto de la ciudadanía europea».

Asimismo, el fallo representa «una marcha atrás de Estrasburgo con respecto a sentencias que ha dictado en casos similares», como los de «ilegalización de partidos en Turquía», probablemente porque «tenía enormes dificultades para decir que un Estado miembro de la UE incumplía o conculcaba derechos fundamentales». «No ha seguido su propia jurisprudencia», acusó al tribunal.

De todos modos, Otegi aseveró que, a pesar del «grave obstáculo» que supone esta sentencia, la izquierda abertzale no modificará sus «puntos de vista» respecto a la situación de Euskadi y a «dónde están las salidas al conflicto en términos pacíficos y democráticos». «Ni nuestros razonamientos, análisis políticos o propuestas van a sufrir variaciones» y la formación seguirá manteniendo que «el futuro pasa por cambiar este escenario por uno democrático», comentó.

Por su parte, el senador del PNV Iñaki Anasagasti advirtió a Batasuna de que «hasta Europa» le ha dicho que debe «abandonar toda esperanza de seguir como hasta ahora», sin condenar a ETA y «silentes ante la barbarie», porque así «no van a ser más que unos marginados proscritos». «Algunos han creído que mezclar abertzalismo con matonismo iba a ser admitido por la comunidad internacional. Pues no», agregó.

«Por unanimidad. El tribunal sentencia que el partido era instrumento de ETA. Y punto. Europa afirma que Herri Batasuna no cabe en una democracia», subrayó el político en una vuelta de tuerca de la visión peneuvista contraria a la Ley de Partidos.

También el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, mostró su satisfacción con la sentencia al afirmar que «en las instituciones democráticas españolas no habrá nunca un partido que justifique la violencia». De todas maneras, quiso concretar que estas palabras no era un mensaje dirigido a ningún partido en concreto, como Iniciativa Internacionalista, coalición que tuvo el apoyo abertzale en las europeas.

Por otro lado, la Fiscalía ha solicitado al juez Baltasar Garzón que procese a cinco miembros de la directiva del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), entre ellos su presidente Juan Carlos Ramos, por su pertenencia en ETA.