Ordóñez defiende el fondo bancario pese a las reticencias autonómicas

El FMI previene contra los vetos políticos a posibles fusiones entre cajas de ahorros de diferentes comunidades, porque se trata de evitar la «fragmentación» del sistema.

0

La reordenación del sistema financiero nacional dispone ya de su hoja de ruta, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROP), pero siguen existiendo suspicacias y distintos puntos de vista sobre cómo se llevará a cabo tan delicada tarea. Ayer se conocieron dos opiniones de peso, la del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y la del director de Asuntos Monetarios del Fondo Monetario Internacional (FMI), José Viñals. El primero declaró que el FROB, que hoy podría recibir el visto bueno del Parlamento, respeta las competencias de las autonomías y el Estado, al tiempo que da «manos libres» a la institución que preside para dirigir las operaciones. Por su parte, Viñals previno a los Gobiernos regionales contra las decisiones que provoquen la segmentación del sistema, principalmente los vetos políticos a fusiones de cajas de ahorros de diferentes comunidades.

El argumento del directivo del FMI es que la «no segmentación» fue un principio que se aplicó para afrontar la crisis bancaria de finales de los años 70 e inicio de los 80, lo que «vino muy bien», por lo que esta enseñanza «hay que tenerla muy presente en este proceso de reestructuración».

Según explicó Viñals, que participó en el IX Encuentro Financiero de Caja Madrid, dicha crisis afectó fundamentalmente a los bancos, por lo que entonces no existía riesgo de segmentación del sistema, ya que estas entidades, a diferencia de las cajas de ahorros, «tienen accionistas privados y no existen barreras regionales» a los procesos de consolidación. «Hemos de aprender y recordar algunas de las lecciones de la crisis de finales de los 70; la reflexión es que cuando abordamos esa coyuntura salimos reforzados, con un sistema financiero que renació de sus cenizas hasta convertirse en uno de los mas potentes y eficientes 25 años después», subrayó el que fuera subgobernador del Banco de España.

Por lo que atañe a Fernández Ordóñez, presente en el mismo foro, defendió que sus competencias en materia de reestructuración de la banca nacional estén condicionadas únicamente a la utilización cuidadosa y mínima del dinero de los contribuyentes y a la exigencia de reformas a aquellos que reciban ayudas públicas. El gobernador sostuvo que el texto aprobado «ha encontrado un equilibrio» al respetar las competencias del Estado y las CCAA.

Una opinión muy diferente han mostrado hasta el momento Gobiernos autonómicos como los de Cataluña, Andalucía y Extremadura, que estudian si el decreto que regula el FROB invade sus competencias, en cuyo caso podrían interponer un recurso de inconstitucionalidad.

En un plano más general, Fernández Ordóñez insistió en la idea de que las reformas estructurales son «imprescindibles» para impulsar la recuperación mundial de la economía, que espera que se produzca a principios de 2010.

No obstante, insistió en que por el momento la incertidumbre sobre el inicio de la reactivación es «enorme» al tiempo que destacó el exceso de endeudamiento de muchas familias y empresas como uno de los elementos que pueden retrasar ese despegue.

Al encuentro también asistió el líder del PP, Mariano Rajoy, que coincidió con la opinión del gobernador sobre la incertidumbre existente. El popular se pronunció sobre la concesión de ayudas a la banca, que a su juicio debe ir acompañada de una política que no genere un considerable endeudamiento a largo plazo.