Muere el juez de Barcelona que investigaba el referéndum del 1-O

Juan Antonio Ramírez Sunyer fallece a los 71 años tras luchar contra una larga enfermedad

247

El titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona que investigaba la logística del 1-O, Juan Antonio Ramírez Sunyer, murió ayer a los 71 años por una enfermedad, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en un comunicado.

El juez Ramírez Sunyer fue quien ordenó el registro el 20 de septiembre de las consejerías de Economía, Presidencia, Gobernación, Trabajo, Exteriores y el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), que desencadenó la protesta de unas 40.000 personas a las puertas de Economía.

Su investigación arrancó a raíz de denuncias de Vox y el abogado Miguel Durán por declaraciones vertidas en febrero de 2017 por el entonces senador de ERC Santi Vidal, que aseguró que la Generalitat tenía los datos fiscales de los catalanes de forma ilegal y que tenían un listado de los jueces afines al proceso independentista.

A partir de estas denuncias, el magistrado Juan Antonio Ramírez Sunyer investigó al también juez Vidal y al expresidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional Carles Viver i Pi-Sunyer, y posteriormente a cargos de la Consejería de Economía como Josep Maria Jové y Lluís Salvadó, buscando principalmente el origen de los fondos para sufragar la consulta y los responsables de la logística.

La comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acordó el miércoles una nueva medida de refuerzo para el Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona, por lo que destinó a un nuevo magistrado para que se ocupara de todos los otros asuntos del Juzgado.

Sustitución

Esta medida iba a permitir que la instrucción del caso del 1-O fuese abordada en exclusiva por Ramírez Sunyer, que se iba a dedicar así a la instrucción de la causa contra exmiembros del Govern y otros cargos y empresas adjudicatarias por presuntos delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación, desobediencia y revelación de secretos.

Quedó liberado de celebrar juicios por delitos leves y su resolución, así como de la instrucción del resto de procedimientos, con el objetivo de que la instrucción del sumario sobre la logística del 1-O pudiera concluirse “en el plazo más breve posible por el mismo magistrado que la inició”.

La magistrada de la Audiencia de Barcelona y portavoz de Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD) en Cataluña, Montserrat Comas, explicó que ahora el puesto del juez Ramírez Sunyer saldrá a concurso público, tras lo que se designará un nuevo magistrado.

En una entrevista del canal 3/24, Comas señaló que el juez sustituto deberá continuar la labor de Ramírez Sunyer, ya que la instrucción no está cerrada: “No sabemos qué decisiones se tomarán ahora respecto a si se abre o no un juicio oral, respecto de quién y de qué delitos”, y añadió que será el nuevo juez quien asuma estas decisiones.