Los trabajadores alertan de que si no se encuentra una solución antes del día 15, la empresa hará efectivos los despidos.
Los trabajadores alertan de que si no se encuentra una solución antes del día 15, la empresa hará efectivos los despidos. / Efe
Publicidad

Más de 2.000 personas se manifestaron ayer en La Coruña contra el cierre de las plantas que la multinacional del aluminio Alcoa posee en la localidad gallega y en Avilés y pidieron al Gobierno una solución que evite el despido de los trabajadores. La manifestación, que arrancó a las 12,00 horas en la plaza de A Palloza en La Coruña y recorrió las calles de la ciudad hasta la Delegación del Gobierno, fue encabezada por una pancarta portada por niños que rezaba ‘Alcoa déixanos sen futuro’ —‘Alcoa nos deja sin futuro’— y con cánticos como ‘Alcoa no se cierra’, entre humo de bengalas, y con la presencia de representantes políticos del PP, En Marea, PSdeG y BNG, así como del alcalde, Xulio Ferreiro.

Los trabajadores de Alcoa alertaron de que, en caso de no se encuentre una solución, el 15 de enero la multinacional norteamericana hará efectivos los despidos anunciados. “La inquietud es muy grande y es normal que la gente manifieste su enfado con lo que está pasando”, señaló el presidente del comité de empresa de Alcoa, Juan Carlos López Corbacho a los medios.

“Nos sobran motivos para estar enfadados. Hay mucho apoyo político y muy buenas palabras pero al final no se define una apuesta del Gobierno”, explicó el presidente López Corbacho a los medios de comunicación.

De esta manera, la plantilla de Alcoa pidió al Gobierno de Pedro Sánchez “que se deje de ser tan contemplativo” y que intervenga en un sector “estratégico”.

El alcalde de La Coruña, Xulio Ferreiro,fue
uno de los
asistentes a
la manifestación

Asimismo, el presidente del comité de empresa reclamó al Gobierno que, o bien alcance un acuerdo con Alcoa, ya que la compañía “está dispuesta a cederle las dos empresas”, o busque un inversor que se hagar cargo de las plantas de la compañía.

Para López Corbacho, existe una falta de voluntad política. “No sabemos a qué espera el Gobierno para tomar una decisión valiente. Somos el metal del futuro. Tenemos la industria, el conocimiento, las instalaciones. Lo tenemos todo. No hay explicación”, añadió ante los medios.

Cinco minutos

Además, censuró que “solo son necesarios cinco minutos” para acabar con esta situación.

Sin embargo, recordó que el 15 de enero es el día que Alcoa ha puesto de límite para hacer efectiva su última propuesta: mantener 200 puestos e trabajo en las fundiciones de las fábricas de Avilés y La Coruña, despidiendo al resto (más de 350 trabajadores) mediante la aplicación de planes de prejubilación, indemnización o recolocación en este caso.

Una medida que, a su juicio, dejaría sus plantas en una situación “de agonía” con cerca de 100 trabajadores cada una, ya que tendrían unas pérdidas de cuatro millones de euros al año.

Los empleados de la empresa de Alcoa opinan que la pretensión de la multinacional estadounidense es cerrar las fábricas que posee en España para importar sus materiales desde otras factorías que tiene en el resto del mundo.