El cantante Miki Núñez posa ante los medios de comunicación tras salir elegido como representante en Tel Aviv.
El cantante Miki Núñez posa ante los medios de comunicación tras salir elegido como representante en Tel Aviv. / efe
Publicidad

El candidato español en Eurovisión 2019, Miki, aseguró que lo único que piensa es “en disfrutar y empaparse de todo” con la experiencia de participar en el festival, después de que la canción ‘La venda’ resultase la elegida. En rueda de prensa, aseguró que sabía que la canción, compuesta por Adrià Salas de La Pegatina, gustaba pero no se esperaba ganar: “Mi cara de sorpresa al conocer el veredicto es tal cual lo que sentí en ese momento”, informó RTVE en un comunicado.

“Creo que Eurovisión es un festival en el que se va a cantar y a mezclar culturas, y eso lo único que puede traer son cosas buenas”, dijo el cantante de Terrassa.
El cantante aseguró que ‘La venda’ es una canción “para disfrutar la vida”, que tiene un equilibrio entre diversión y elegancia, y ha remarcado que hubiera defendido de la misma forma una balada.

Puesto final

Asimismo, dijo que no le preocupa el puesto que pueda ocupar en el concurso, que se celebra en esta edición en Israel y remarcó que está “preparado para todo”. Además, subrayó que quien pueda utilizar políticamente su condición de catalán no sabe qué es Eurovisión.

El compositor Adrià Salas dijo que la canción “está enfocada en una especie de proceso de crecimiento personal”, y de que se parte de unos determinados prejuicios, al nacer en un sitio y ser de una manera, y a medida que avanza el tema se quitan vendas para, al final, poder ser libres.

Salas remarcó que se pueden introducir cambios en ‘La venda’, pero considera que “se puede mejorar” y que se seguirá trabajando en ella. La jefa de la delegación de RTVE en Eurovisión, Ana María Bordas, elogió el tema elegido: “Es una canción que da alegría, energía positiva y es muy bailable. Va a representar muy bien a España porque muestra nuestra forma de relacionarnos y vivir la vida”.

Bordas aseguró que Eurovisión es “un intercambio de culturas y una gran fiesta de la música”, y explicó que, como en las últimas ediciones, los espectadores podrán ver las dos semifinales de Eurovision por La2 y la final por La 1 de tve.

Miki, de 23 años, se convirtió en la gala del domingo en el favorito del público, con un 34% de los votos, por delante de María, con un 22%, y el dúo formado por Natalia y Miki, con un 14 por ciento.