Mas se aleja de su discurso

El ‘president’ catalán deja a un lado sus reivindicaciones independentistas en la trascendental cita y se centra en la crisis económica, para luego anunciar que hoy hablará desde Barcelona

1

Ni Robert Louis Stevenson lo podría comparar mejor. Doctor Jeckyll y Mr. Hyde. El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, dejó ayer fuera de la reunión de la Conferencia de Presidentes el discurso soberanista y centró su intervención en la crisis económica y el reparto entre Administraciones del objetivo de déficit. Eso sí, desde Barcelona, el portavoz del Ejecutivo regional, Francesc Homs, seguía echando gasolina al incendio provocado por la Diada: «Si se hace una consulta, como se hará en la próxima legislatura, tendrá que estar de acuerdo con el Estatut, que dice que tenemos competencia exclusiva para ello».

El discurso que leyó el líder de CiU en la capital del Reino no deparó sorpresa alguna, y no faltaron voces entre sus paisanos que criticaran que fuera tan blando y que no sacara la cuestión independentista en él. Así, el nombre del Salón del Senado donde se celebró la trascendental cita le venía que ni pintado: Pasos Perdidos.

Durante sus 10 minutos de intervención aprovechó para reclamar al Estado que comparta con las comunidades el margen que Bruselas ha dado a España para cumplir el déficit, como también exigen otros Ejecutivos regionales, pero que el Gobierno central no atenderá.

Curiosamente, el político, que llegó el último a la reunión, a eso de las 08,15 horas -15 minutos más tarde que sus colegas-, quizás para evitar fotos, fue el primero que se marchó, poco antes de las 17,00. Tal y como prometió, se fue sin hacer ninguna declaración a los periodistas que le esperaban en la Plaza de la Marina.

Acompañado de su jefe de prensa y asesor más directo, Joan Piqué -que ha influido en que sus relaciones con los medios nacionales hayan empeorado-, recordó que hoy daría una rueda de prensa en Barcelona. Esas fueron sus únicas palabras antes de introducirse en el coche oficial.

Mientras, el PP y C’s criticaron la actitud del president en la reunión. A juicio del portavoz adjunto de los populares en el Parlament, Santi Rodríguez, es «una pena» que Artur Mas no haya sido «demasiado cortés». Por su parte, el representante de Ciutadans, Jordi Cañas, lamentó la «teatralización» de su paisano.

Ahora solo queda esperar a lo que diga el president desde su refugio en la Ciudad Condal. Consideró más atinada esta opción que desplazarse un kilómetro para hablar desde la sede de la Generalitat en Madrid como hizo en su último encuentro a solas con Rajoy, hace casi dos semanas, algo que fue criticado.

Aprovechando que no caben las preguntas de los reporteros en la red social, el portavoz de CiU en el Congreso, José Antonio Durán i Lleida, reveló en su cuenta de Twitter que Mas, muy probablemente, habría denunciado ante Mariano Rajoy el hecho de que el Gobierno cargue los ajustes en las comunidades autónomas.