Mas advierte a la CUP que puede forzar elecciones pero no cambiar al presidente

El presidente en funciones de la Generalitat subraya que no es la primera vez que los partidos independentistas se complican por lo que hay que “esperar” a los acontecimientos

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, defendió que Junts pel Sí no cambie su oferta de investidura ante la CUP porque mucha gente se puede “bajar del tren” del proceso soberanista si interpreta que un grupo minoritario del Parlament lo decide todo. “La fuerza que pueden tener es provocar elecciones, pero otra no: hay que poner unos límites”, advirtió ayer, y recordó además que la mitad de asamblearios de la CUP aceptó el domingo la propuesta de JxSí.

Aun así, le sorprendió el “muy complicado” empate de la última votación entre quienes apoyan su investidura y los que no, pero reconoció que la CUP es libre para decidir como quiera. También admitió que la CUP tiene ahora mucha fuerza para decidir, pero “no tanta para cambiar un presidente, y ésta es la fuerza que debe medir la CUP” porque no puede imponer todas sus condiciones.

Mas aseguró que la oferta de JxSí “no se moverá” porque tiene tanto derecho a defenderla como la CUP a rechazarla. Y si la CUP no la acepta definitivamente, habrá elecciones, que él no desea pero que pide considerar como una segunda vuelta de los comicios del 27-S. El presidente en funciones de la Generalitat, insistió en que la fuerza de la CUP no puede llegar a condicionar totalmente la formación de un nuevo Govern hasta el punto de forzar una nueva oferta de JxSí, por lo que negó una vez más que esté dando la imagen de arrastrarse ante los anticapitalistas.

Asimismo, Mas admitió que es una situación “completamente absurda”, pero cree que no es la primera vez que los partidos independentistas se complican, como ya pasó al negociar la pregunta de la consulta del 9-N y al negociar la coalición JxSí. No obstante, destacó que esos dos problemas se acabaron resolviendo, “por tanto, esperemos”, afirmó.

Sobre unas posibles elecciones si no hay acuerdo, respondió que “no es el momento” de confirmar ni desmentir si él será el candidato a la Presidencia porque aún no se sabe si habrá elecciones. Además, aseguró que Jxsí no ha planteado aún si la coalición se repetiría.

Mas no sólo defendió la oferta de JxSí sobre su investidura, sino que asumió el contenido íntegro de la propuesta, que incluye un plan de choque social entre sus puntos más destacados, además de otros relevantes, como el futuro de Aigües Ter-Llobregat (ATLL). Sobre ATTL, dejó claro que no se ha perdido el control público sobre el circuito del agua en alta porque la Generalitat suscribió un acuerdo con unas cláusulas, una de las cuales es el control público sobre las últimas decisiones, aunque la gestión del servicio no sea pública.

Asimismo, pidió esperar a que la justicia se pronuncie en firme, momento en que se aplicará esa última sentencia, “y si hubiera que hacer algún otro paso en algún momento, se mantendría en manos públicas, incluso la gestión”, dijo. “Pero esto, en el momento que llegue, habrá que ver qué vale recuperar esto y dónde está este dinero, y de dónde lo sacamos”, añadió Mas.

Por su parte, la vicepresidenta en funciones del Govern, Neus Munté, certificó que JxSí no hará ninguna otra oferta a la CUP para desencallar la investidura, y pidió a la formación que de una “respuesta” el sábado tras la reunión de su Consell Polític. En rueda de prensa, afirmó que el empate de la asamblea de la CUP no es ningún posicionamiento concreto “no hay otro movimiento que no sea esperar que la CUP dé una respuesta”.

FuenteEuropa Press  
Compartir