Maestre: «No pretendía ofender a nadie con mi torso desnudo»

La portavoz del Gobierno municipal de Madrid se defiende de las acusaciones por su asalto a la capilla de la Universidad Complutense alegando que era una simple “protesta pacífica”

1

La portavoz del Gobierno municipal de Madrid, Rita Maestre, aseguró en el juicio contra ella por el asalto a la capilla del campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid que se sumó a la protesta de forma espontánea, al igual que sucedió con su acto de quitarse la camiseta para quedarse en sujetador y reiteró que el espíritu de la protesta era pacífica y, en consecuencia, legítima.

“El objetivo no era ofender a nadie”, aseveró Maestre durante la vista oral y en respuesta a las preguntas de la fiscal —que pide un año de cárcel para ella por presunto delito contra el sentimiento religioso— . “Vistas las consecuencias, nadie haría una cosa así porque nos estamos enfrentando a un proceso penal”, aseguró la edil de Ahora Madrid tras la pregunta de la representante del Ministerio Público sobre si repetiría ahora esa misma acción.

Maestre también afirmó que “un torso desnudo” no es algo que pueda ofender a una persona y subrayó que no recuerda frases leídas por el fiscal que presuntamente se dijeron en la sala, como ‘arderéis como el 36’ o ‘contra el Vaticano, poder clitoriano’.

Maestre se acogió a su derecho de no responder a las preguntas de las acusaciones particulares (Alternativa Española y Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro), como señaló su letrado. La edil remarcó a preguntas de su abogado que su intención no era protestar contra la religión, que no tiene reparo en pedir disculpas si alguien se sintió ofendido y que no era consciente de que pudiera estar cometiendo un presunto delito porque era una protesta pacífica para reivindicar un aspecto como cuestionar la conveniencia de una capilla en una instalación con carencia de aulas.

En respuesta a las preguntas del Ministerio Público, detalló que se sumó de forma espontánea a la protesta y que no conocía que hubiera una convocatoria previa, relatando que fue cuando se sumó a un grupo, de unas 20 ó 30 personas según recuerda, cuando se puso un pañuelo morado.

No es consciente de que saliera el capellán —con quien no habló— a rogarles que no entraran y que éste fuera empujado, recalcando que ella siempre tuvo la impresión de que era una acción pacífica, y no recuerda, a preguntas de la Fiscalía, que hubiera dos mujeres besándose. Luego relató que algunos mensajes que se apreciaron en la acción los conoció posteriormente a través de fotografías en los medios.

La portavoz del Gobierno municipal en el Ayuntamiento de Madrid subrayó en su comparecencia que durante su época estudiantil fue “activista”, reconociendo que fue miembro de la asociación Contrapoder pero no es consciente de que convocara esta acción pues era un movimiento “asambleario”, y participó en charlas y manifestaciones.

“Actuaba como la líder del grupo”

El que fuera capellán de la capilla del Campus de Somosaguas de la Complutense, Rafael Hernando, afirmó en su comparecencia en la vista oral del juicio que la edil actuaba a su entender “como si fuera la líder” del grupo que irrumpió en el espacio, y opina que algunas personas que estaban allí se sintieron “disgustadas” con esta acción.

Hernando entiende que Maestre, a la que conocía porque era compañera de facultad, actuaba como la líder porque iba “la primera” y el “resto la seguía”. Salvo esa apreciación, el testigo relató a la defensa de la edil que no tiene más elementos de juicio para esa afirmación.

El testigo indicó que dentro había personas rezando, que la capilla estaba “sacralizada” y considera que el modo de realizar esa protesta le parecía “ofensivo”. Hernando añadió que no estuvo dentro de la capilla mientras el grupo estaba dentro, que le tuvieron que empujar para acceder y que las personas de fe católica que estuvieron dentro le comentaron que tuvieron una sensación de “impotencia” ante lo ocurrido.