Madrid ya está preparada para acoger a un millón de católicos

La 26 edición de la JMJ arranca mañana con una misa oficiada por el cardenal Rouco Varela y 300 actos culturales a lo largo de toda la semana. Benedicto XVI llegará a España el jueves

0

Más de un millón de jóvenes católicos procedentes de 139 países de los cinco continentes esperan y arroparán al Papa en Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que, durante 79 horas, contarán con la presencia de Benedicto XVI. Se trata de la segunda vez que España acoge una JMJ, después de la celebrada en Santiago de Compostela en 1989.

Mañana arranca oficialmente la 26 edición de la JMJ, un evento que se viene celebrando desde 1984 y que traerá al Papa a Madrid el próximo jueves en su tercer viaje a España. Los jóvenes esperan a Ratzinger unidos bajo el lema Arraigados y edificados en Cristo. Firmes en la fe. Junto a ellos, un despliegue de más de 30.000 voluntarios y unos 10.000 agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad velarán por el encuentro.

El pistoletazo de salida de la Jornada comenzará con una misa que ofrecerá el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela. A partir de entonces, la capital ofrecerá más de 300 actos culturales, como musicales, exposiciones y proyecciones, y el conocido Parque del Retiro se transformará en el Parque del Perdón, acogiendo una Feria Vocacional con cerca de 80 pabellones y 200 confesionarios, donde prestará servicio un millar de sacerdotes.

El Papa llegará la mediodía del jueves al aeropuerto de Madrid-Barajas. Durante su estancia, que se prolongará hasta el domingo, participará en más de una docena de actos, como una ceremonia de bienvenida en Cibeles, el Vía Crucis en el paseo de Recoletos y la Vigilia y la Santa Misa en el aeródromo de Cuatro Vientos, donde se han instalado 17 carpas para alojar a todos los peregrinos asistentes. De hecho, el espacio preparado para los jóvenes en este recinto equivale a 48 estadios de fútbol.

El Pontífice también tiene previsto mantener reuniones institucionales con representantes del Gobierno, la Realeza y la oposición, así como diferentes encuentros con religiosas, profesores y seminaristas.

Por el momento, se han inscrito en las JMJ más de 450.000 jóvenes, de los que 300.000 han pedido alojamiento y se instalarán en unos 5.000 espacios, entre colegios, parroquias, polideportivos y familias, concretamente 693 establecimientos públicos y 790 privados.

Para atender a los peregrinos, los organizadores cuentan con el apoyo de casi 30.000 voluntarios, además de 150 equipos de voluntarios sanitarios que se ocuparán de los primeros auxilios. El Centro de Emergencias 112 reforzará en un 10 por ciento el personal durante estos días, y pondrá a disposición un servicio de teletraducción multilingüe de hasta 80 idiomas.

Por otro lado, 800 obispos de todo el mundo asistirán al evento y muchos de ellos darán sesiones de catequesis a los jóvenes, mientras que 14.000 sacerdotes concelebrarán en la misa del Papa del domingo 21 de agosto.

Mientras, Benedicto XVI invitó ayer en el Vaticano, tras el rezo del Ángelus, a los peregrinos a orar y a acompañarlo espiritualmente en el viaje apostólico que llevará a cabo el jueves a Madrid para presidir la Jornada Mundial de la Juventud «para que se cosechen abundantes frutos de vida cristiana».

«La juventud ya se está reuniendo. Me alegra que tal cantidad de jóvenes de tan diversos países del mundo se encuentren», aseguró el Papa en alemán. «Desearía que recéis para que esos días traigan unos ricos frutos», apuntó.

Ratzinger animó a los presentes a «reconocer a Dios como la fuente de la felicidad y la plenitud que buscamos» y añadió que «estamos llamados a crecer en la fe, a abrirnos y a acoger con libertad este don de Dios».