Publicidad

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, defendió ayer martes que sin el rescate financiero España hubiese tenido que abandonar la zona euro y, por consiguiente, la divisa comunitaria.

Así lo señaló durante su comparecencia en la comisión parlamentaria que investiga la crisis financiera y el rescate de las cajas de ahorros, donde esgrimió que el rescate financiero sirvió para evitar la salida de España de la zona euro y para que los depositantes tuvieran que asumir pérdidas como consecuencia de una “mala gestión” por parte de los responsables de las entidades.

Guindos explicó que el Fondo de Garantía de Depósitos no habría podido atender todos los depósitos garantizados, que solo en las entidades que recibieron ayudas ascendían a 250.000 millones de euros, lo que hubiese supuesto que el Tesoro hubiera tenido que emitir deuda para cubrir estos depósitos.

“Dada la coyuntura macroeconómica que vivíamos en esos momentos, hubiera supuesto, casi automáticamente, el rescate completo de nuestra economía o bien nuestra expulsión de la unión monetaria”, señaló.

Actuación integral

Además, puso en valor que la actuación “exhaustiva e integral” de su Gobierno sobre el sector financiero permitió que España evitase el “rescate total”.
“A diferencia del Gobierno anterior, que se había limitado a aportar dinero a fondo perdido a las entidades financieras sin tomar medidas que realmente eliminaran las dudas existentes, el nuevo Ejecutivo decidió afrontar la situación de manera exhaustiva e integral”, apuntó en referencia del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Así, subrayó que los llamados decretos ‘Guindos I’ y ‘Guindos II’ para incrementar las provisiones inmobiliarias del sector financiero permitieron “arrojar luz” sobre los balances bancarios para cuantificar de forma “clara y definitiva la magnitud del problema”.

“No había otra alternativa, dado el riesgo inminente de que las deudas sobre el sector financiero acabaran extendiéndose también al Tesoro, lo que hubiera terminado por conducir al rescate total de España”, manifestó Guindos durante su intervención.

“En definitiva en los primeros meses de 2012 el Gobierno arrojó luz sobre las situación de las cuentas públicas y de las instituciones financieras, aprobó reformas clave en el ámbito fiscal, financiero y laboral y permitió resolver las dudas de los mercados financieros, lo que posibilitó superar la amenaza de un rescate total de la economía”, agregó el ministro de Economía, Industria y Competitividad.

Parches de zapatero

Luis De Guindos aprovechó también cargó contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero al señalar que no tomó medidas hasta finales de 2008, pese a las “señales alarmantes” y aunque la crisis financiera había estallado varios meses antes.

En relación a las medidas aplicadas por el PSOE en 2010 para atajar la crisis, señaló que, aunque “hubo un fugaz atisbo de estabilización, los famosos brotes verdes, pronto se hizo patente que los parches que se estaban aplicando para capear el temporal de la crisis eran insuficientes”.

Así, también quiso recalcar que la burbuja inmobiliaria que sufrió España se gestó entre 2004 y 2007, durante la gestión socialista, y que el denominado Plan E de inversión pública “solo sirvió para desequilibrar aún más las cuentas del Estado” en 2009.

FuenteEuropa Press
Compartir