Los ‘populares’ piden a Moratinos que suspenda su visita a Gibraltar

Desde el PSOE califican de «poco patriótica» la actitud del principal partido de la oposición, que pretende, según el Gobierno, «dinamitar un puente de diálogo».

0

El vicesecretario de Política Territorial del PP, Javier Arenas, solicitó ayer al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que suspenda su visita a Gibraltar, prevista para el martes, hasta que no «cesen las amenazas y los insultos que se están produciendo desde las autoridades gibraltareñas».

Arenas criticó duramente la política llevada a cabo por el Ejecutivo español, porque se ha hecho una «dejación de funciones» en relación con la zona, desde el abandono de las aspiraciones de los vecinos del Campo de Gibraltar. Por eso, reclamó a Moratinos que suspenda su visita, porque «no tiene sentido».

El líder de los populares andaluces consideró que el viaje de un representante del Gobierno al Peñón no se debe producir hasta que «no cesen las amenazas». Incluso, calificó de «permisiva» la política gestión diaria del Ejecutivo ante las «agresiones dialécticas» que se han perpetrado desde la Administración gibraltareña.

Por su parte, el diputado nacional del Partido Popular, José Ignacio Landaluce, criticó el pasado viernes que el ministro de Asuntos Exteriores no haya hecho caso a la «sensatez» y vaya a visitar Gibraltar. En todo caso, reclamó al jefe de la Diplomacia que, «al menos», aproveche su viaje al Peñón para defender «con uñas y dientes» los intereses nacionales y que «hable de medio ambiente».

Por su parte, el PSOE reclamó ayer a los populares una posición más «patriótica» en la cuestión de Gibraltar en lugar de «dinamitar» la cooperación y el diálogo entablados con las autoridades del Peñón y con Reino Unido en beneficio de la población que vive allí.

El portavoz de Exteriores de los socialistas en el Senado, José Carracao, trasladó esta petición al PP después de que Arenas hiciera su reclamación. Carracao censuró la «actitud destructiva» de los miembros del PP por pretender «dinamitar el puente de diálogo» construido entre España, Gibraltar y Reino Unido sin ofrecer ninguna alternativa. «Habría sido más patriótico ponerse al lado del Gobierno y darle el apoyo solidario. Es una cuestión de Estado», afirmó el senador.

En su opinión, el que Moratinos vaya a la colonia británica «no es ninguna bajada de pantalones», sino un intento de abordar la cuestión de Gibraltar desde «el respeto y el diálogo».

Carracao destacó que Arenas es un «perfecto desconocedor» de esta materia y que su postura crítica no es compartida «por todo el PP, donde hay también otras sensibilidades» hacia este asunto.

Asimismo, insistió en que lo que tendría que hacer el dirigente andaluz es apoyar al Ejecutivo para que «la posición de España sea única».

Si, finalmente, el viaje no se suspende, Moratinos se convertirá en el primer jefe de la diplomacia española que visite la zona, tras sortear una nueva disputa sobre la soberanía de las aguas que rodean la ciudad. Allí, se entrevistará con su colega británico David Miliband y el ministro principal del Peñón, Peter Caruana, en el III Encuentro Ministerial del Foro de Diálogo que crearon en 2004 los ejecutivos de España, Reino Unido y Gibraltar para avanzar en la cooperación local.

Según anunció el Ministerio de Relaciones Exteriores en Madrid, Gibraltar recibirá la primera visita de un ministro español desde que Gran Bretaña obtuvo el control del territorio en 1704.

La cartera de Moratinos no dio detalles sobre cómo fue superada una compleja disputa sobre aguas territoriales y una demanda por la designación como españolas del espacio marítimo gibraltareño. Sin embargo, Caruana ha subrayado en reiteradas ocasiones que cuenta con el compromiso de Reino Unido de que no abordará la cuestión de la soberanía de forma bilateral con el Ejecutivo español, a no ser que cuente con el consentimiento de los gibraltareños.