Los arrendatarios que no paguen la renta serán desahuciados en 10 días

El Consejo de Ministros aprobará hoy una iniciativa para que los propietarios de las viviendas de inquilinos morosos no tengan que padecer un procedimiento que podía alargarse años

0

Los arrendadores de inmuebles están de enhorabuena tras años de denunciar indefensión. Los inquilinos que se retrasen en el pago de la renta de alquiler podrán ser desahuciados en un plazo de 10 días si no presentan alegaciones ante el juez, según el Anteproyecto de Ley de Medidas para la Flexibilización y Fomento del Mercado de Alquiler, que se aprobará hoy en el Consejo de Ministros.

Así, la ministra de Fomento, Ana Pastor, explicó ayer que, con la normativa en vigor, el arrendador se ve obligado a acudir a la vía jurisdiccional y obtener una sentencia declarativa para que el impago de la renta pudiese dar lugar a un desalojo: «El inquilino tenía la posibilidad de pagar en el último momento y evitar la ejecución».

Con la nueva norma, se establece un plazo de 10 días desde que el arrendador acude al juzgado a poner la denuncia para que el arrendatario pague su deuda, «y, si no lo hace, el juez puede dictar la resolución del contrato de forma inmediata, sin más trámites». Asimismo, la finalización del proceso será mediante auto del juez, en lugar del decreto del Secretario Judicial que se empleaba hasta ahora.

Según la dirigente popular, «lo que se quiere es reducir el procedimiento tedioso que se tenía que llevar a cabo hasta ahora para dictar una resolución, pues lo que está claro es que el que no paga, no lo hará aunque se le dé más plazo».

Asimismo, el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, sostuvo que, «aunque pueda parecer que esta medida sea una ventaja para el arrendador, lo cierto es que se quiere evitar la picaresca en los contratos de alquiler». «La sociedad siempre ve la parte del pobre inquilino que no puede pagar, pero no se puede olvidar tampoco a la parte arrendadora, que quizá tenga ese inmueble como fuente de ingresos», añadió.

Y es que son muchos los profesionales que han llegado a estar dos años de morosos, e incluso pasando de un piso a otro sin tener que abonar un solo euro, o a lo sumo la primera mensualidad y la fianza.

Por otra parte, la inminente iniciativa que va a ser aprobada hoy contempla bonificaciones fiscales del 85 por ciento en el Impuesto de Sociedades para el arrendamiento de inmuebles.

Según explicó el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, el objetivo de esta nueva medida es extender el régimen especial de arrendamiento «al mayor número de personas posible».

Para ello, Fomento ha elaborado un Proyecto de Ley que rebaja el requisito mínimo de viviendas arrendadas de 10 a ocho. Además, éstas «solo deberán permanecer en alquiler al menos durante tres años, cuando el período mínimo anterior era de seis».

En cuanto al Impuesto sobre la Renta de No Residentes, el secretario de Estado subrayó que se reduce «considerablemente» para incluir solo la imposición a las entidades residentes en un paraíso fiscal, «mientras que antes no existían exenciones en el tributo sobre los rendimientos derivados del arrendamiento de viviendas».

Ferre indicó también que estas medidas fiscales se llevan a cabo con el propósito de que la gente tenga más capacidad de adquirir el stock de vivienda que hay en España, reconociendo que van unidas a la creación del banco malo.