Los afectados por las regulaciones de empleo se multiplican por doce

El tiempo medio que tardan en recolocarse en otro puesto los asalariados que pierden su trabajo como consecuencia de un ERE crece hasta alcanzar, como media, casi ocho meses

1

Para demostrar que la crisis continúa su implacable reinado sobre la economía española y que el empleo es la víctima principal, un informe de Creade Lee Hecht Harrison, consultora del grupo de trabajo temporal Adecco, certifica que el número de afectados por Expedientes de Regulación de Empleo (EREs) en el primer semestre del presente año es 12 veces mayor que el registrado durante el mismo período de 2008. Es decir, que los despidos colectivos se han incrementado en un 1.096%, pasando entre enero y junio de 27.288 el ejercicio precedente a 326.379.

Por lo que respecta a su número absoluto, los expedientes fueron 10.427, cifra que multiplica por seis la correspondiente al mismo lapso de 2008, cuando 1.770 empresas recurrieron a la fórmula que permite deshacerse de un lote de trabajadores y pagar indemnizaciones menores a las que afrontaría con despidos individuales.

Como dato menos negativo, el trabajo de Creade refleja que semejante avalancha de regulaciones ha ido acompañada de un mayor número de programas de recolocación. En concreto, si en 2008 el total de candidatos atendidos por la consultora a través de esas fórmulas para volver a integrarse en el mercado laboral fue de 5.253, solo en el primer semestre del año en curso ya se ha llegado casi a la misma cantidad, con 5.211.

Sin embargo, tales esfuerzos son a menudo estériles, puesto que la inclemencia de la crisis con el empleo se traduce en una muy sensible disminución de las recolocaciones, ya que un 59% de los candidatos atendidos por Creade ha encontrado una nueva alternativa profesional antes de un año, frente al 65% que lo logró en igual período de 2008.

De manera consecuente, el tiempo medio de recolocación, que ya se incrementó el año pasado, parece no haber tocado fondo, dado que tal lapso se ha incrementado un mes para pasar de 5,9 meses hasta 6,7. Atendiendo al tiempo medio de recolocación en función de la edad de los candidatos, nuevamente son los menores de 35 años quienes más rápido consiguen otro trabajo, seguidos por los mayores de 54.

Aquellos que, tarde o temprano, se integran en una nueva empresa, siguen siendo mayoritariamente contratados de manera indefinida. Así sucede con un 60% de los candidatos que acceden a la ocupación a través de un programa de recolocación individual -frente a al 77% del ejercicio precedente-. Dicha cifra se reduce de manera muy sensible, hasta el 37%, en los casos en los que la incorporación a otra empresa se realiza de manera colectiva.