El portavoz del sindicato Alternativa Sindical, Alberto García, asegura que no tienen muchas esperanzas en la reunión.
El portavoz del sindicato Alternativa Sindical, Alberto García, asegura que no tienen muchas esperanzas en la reunión. / e.p.
Publicidad

Alternativa Sindical, que representa a un 20% de los vigilantes de seguridad del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, e Ilunion, la empresa adjudicataria de los filtros de control a pasajeros, han sido citados hoy por el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), para tratar evitar la huelga convocada desde el próximo 24 de agosto hasta el 3 de septiembre.

Durante la reunión, se tratará de llegar a acuerdos para evitar los paros, que, de lo contrario, se alargarán desde el 24 de agosto al 3 de septiembre, entre las 5.00 y 14.00 horas.

El portavoz del sindicato, Alberto García, informó de que no tienen muchas esperanzas en esta reunión, pues los primeros contactos entre el Comité de Huelga con la Dirección de Recursos Humanos de la empresa que se produjeron este lunes han finalizado sin acuerdo.

‘Se veía venir’

Los trabajadores encargados de la seguridad en el aeropuerto madrileño piden a Ilunion, que se adjudicó el contrato por 58,2 millones, que cumpla con los pluses como los de radioscopía, rotación o productividad acordados con la patronal y Fomento en una mesa de trabajo en septiembre del año pasado.

García explicó que desde que la empresa de seguridad comenzó a ejercer en el aeropuerto, ha aplicado su convenio propio, que mejora al colectivo y no contempla pluses, por los que no los ha abonado en ninguna de las cuatro nóminas que ha pagado hasta el momento.

En esta misma línea, el portavoz del colectivo indicó que el dinero que están dejando de pagar “no son 10 o 20 euros”, sino que, según diversos factores a tener en cuenta, como la antigüedad o el puesto, pueden alcanzar cifras de entre 250 o 300 euros.

“Esto ya nos lo veíamos venir”, manifestó el representante de Alternativa Sindical, que además relató que sabían que la decisión de Aena de aceptar la oferta de Ilunion, que era inferior a la valoración del contrato publicada “iba a traer consecuencias”.

De hecho, García apuntó que todos estos pluses están contemplados en los pliegos firmados, por lo que algunos trabajadores han acudido ya a los juzgados para reclamar sus bonificaciones, que también forman parte del convenio colectivo.

Alternativa adelantó que no descartan que esta convocatoria “se amplíe en el tiempo” en Barajas e incluso, al ser algo que se produce en otros aeropuertos y con otras empresas, se extienda también a otros lugares.