Diversos taxis ocupan la Gran Vía de les Corts Catalanes de Barcelona durante la huelga indefinida.
Diversos taxis ocupan la Gran Vía de les Corts Catalanes de Barcelona durante la huelga indefinida. / efe
Publicidad

Los taxistas decidieron que mantendrán la huelga indefinida en Barcelona y la Gran Via cortada para exigir al Gobierno que apruebe en el Consejo de Ministro del próximo viernes un decreto ley con las modificaciones que le ha pedido el Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

“Sería un gesto de voluntad política. Si realmente quiere transferir a las comunidades autónomas todas las competencias que lo haga vía decreto”, dijo el portavoz de Élite Taxi, Alberto Álvarez, en declaraciones a los medios tras la asamblea que celebraron los taxistas ayer en la confluencia entre Gran Via y paseo de Gràcia, después de pasar la noche en la Gran Via.

Asimismo, instó en que “el único que puede parar esto es el Ministerio de Fomento” e hizo un llamamiento a los taxistas de toda España a hacer una huelga para que se cumpla la ley. Aunque su intención es mantenerse en huelga indefinida, Álvarez advirtió de que la situación puede cambiar en cualquier momento: “Si me llaman y me dicen que no se mueven, entonces nos moveremos nosotros. De momento estamos aquí quietos, esperando”.

“Estamos hartos de mentiras y manipulaciones. Esto no es imparable. Parar es ir contra tu gente”, señaló, y aseguró que los trabajadores de diversos sectores les apoyan.

Respecto a la suspensión del reglamento por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), consideró que jurídicamente es “un auténtico escándalo” porque, según él, el juez ha prejuzgado el fondo de la cuestión cuando ellos estaban hablando de unas medidas cautelares.

Álvarez aseguró que está llamando a diferentes representantes políticos para que vengan a Barcelona a apoyarles, y agradeció al diputado de Podemos en el Congreso Rafa Mayoral que esté viniendo a defenderles: “Su defensa férrea ha sido siempre a favor del taxi”.

Por otro lado, tres asociaciones de taxistas —la Federación Profesional, Plataforma Caracol y Élite Madrid— se unieron al paro indefinido en el sector mientras ofrecieron servicios mínimos gratuitos destinados a personas con movilidad reducida, ancianos y familias con niños.

El paro indefinido fue la respuesta del sector a la suspensión por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).