Multitudinaria manifestación, ayer en Almería, para apoyar a los padres de Gabriel y su búsqueda.
Multitudinaria manifestación, ayer en Almería, para apoyar a los padres de Gabriel y su búsqueda. / E. P.
Publicidad

Patricia Ramírez y Ángel Cruz, padres del niño de ocho años desaparecido hace diez días en Níjar (Almería), han subrayado este viernes que tienen “las esperanzas más encendidas que nunca” para encontrar al pequeño y han reclamado “un poquito más” de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad ante las 8.000 personas que han acudido a su llamada bajo el lema #TodosSomosGabriel.

“Son ya diez días, precisamente desde el día de su santo, y sabemos que contamos con los mejores medios a nuestro alcance pero pedimos ánimo y que el esfuerzo se multiplique para que vuelva con nosotros, vuelva al colegio, a jugar con sus amigos, para que vuelva a vivir, eso queremos”, dijo el padre en la multitudinaria concentración en la que recibieron el apoyo, el cariño y la “fuerza que hace que nosotros estemos todavía en pie”.

Todos somos pescaítos

Patricia, quien se rompió en varias ocasiones en un llanto amargo y conmovido que se ha contagiado a los asistentes que llenaron la Puerta de Purchena de ‘pescaítos’ y 2.500 lazos azules, afirmó que saben “que va a volver con nosotros” y pidió a la gente “que sigáis con nosotros porque es la única manera posible de sacar lo bueno de las personas, con el amor que estamos dando y que nos están demostrando muchas personas”.

“Esperamos que los mensajes de ‘pescaítos’ inunden el mundo entero y ablanden el corazón de quien lo pueda tener para que recuerden que ellos también fueron niños inocentes y lo dejen en un sitio público, donde él pueda pedir ayuda y volver con nosotros. Estamos dispuestos a hacer lo que haga falta y esté en nuestras manos para que vuelva. A quien lo pueda tener, que se ponga en su piel, que es un niño que no tiene porque pasar esta situación tan amarga”, ha dicho Ángel Cruz entre gritos de “¡Lo vamos a encontrar!”.

Los padres de Gabriel, quienes tuvieron el calor de sus amigos y familiares más cercanos ubicados frente a ellos mientras sujetaban una gran pancarta, realizaron continuos llamamientos a sus posibles captores, a los que también se han dirigido directamente ante las cámaras de los medios de comunicación en una rueda de prensa posterior que ofrecieron desde el Palacio Provincial de Almería.

“¡Liberad a mi ‘pescaíto’!” fueron las últimas palabras de su padre durante la concentración mientras que las primeras de Patricia en la comparecencia ante los periodistas expresaron su confianza en que “antes de que caiga esta noche, Gabriel esté en una rotonda o en un parque y caminando hacia nosotros” porque “él no tiene la culpa de nada”.

Con un visible agotamiento físico, y siempre envuelta por la bufanda celeste de su hijo que acaricia de modo inconsciente al elevar sus palabras, Patricia llegó a “pedir perdón de corazón” a quien haya podido actuar contra su hijo por “hacernos daño”. “Intento rellenar una lista y no encuentro ese nombre”, recalcó la madre del pequeño, quien en cualquier caso dijo que, de ser así, “Gabriel no tiene la culpa y tiene que volver con nosotros” y que ella no guarda “rencor alguno”.

Muestras de cariño

“Si me estáis oyendo, por favor, soltadlo y que vuelva con nosotros a casa”, imploró Patricia, quien agradeció las muestras de cariño llegadas incluso desde fuera de España así como las recibidas en la Puerta de Purchena, donde le “temblaban las piernas” al ver a tantas personas en la concentración. “Nos mantiene en pie, enteros y luchando por Gabriel, que está bien en algún sitio y lo van a soltar” indicó antes de asegurar que espera “la llamada, que sí se tiene que producir” en la que le digan donde está su hijo.

Igualmente, los progenitores de Gabriel agradecieron de un modo especial la presencia de los padres de Sandra Palo y del padre de Marta del Castillo, Antonio, quien reclamó ante los medios “acabar con la lacra de los desaparecidos” e insistió a “mantenerse en pie de lucha diaria hasta que esto tenga buen fin” y a “no perder la esperanza”, toda vez que señaló que casos como este “demuestran la necesidad de la prisión permanente revisable”.

Ángel manifestó que tanto Antonio del Castillo o Juan José Cortés, estuvieron con ellos en Níjar durante varios días, “saben lo que estamos sufriendo, han pasado por ello y no han tenido las suerte de encontrar a sus hijos como va a pasar con Gabriel” por lo que cree “bestial que se hayan desplazado para estar con nosotros”.