Los pactos cruzados en ayuntamientos complican la investidura de Sánchez

La abstención del PSC en la alcaldía de Barcelona podría complicar las negociaciones con ERC

18
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en una rueda de prensa. / efe
Publicidad

Constituidos los ayuntamientos, los socialistas podrían ver complicada la investidura de Pedro Sánchez si ERC se replantea su posible la abstención tras la elección de Ada Colau en Barcelona, mientras que UPN asiste satisfecha a la victoria de Navarra Suma en Pamplona y mira ahora hacia el Gobierno foral.

Esta semana también se intensificarán las negociaciones entre los partidos ante la constitución de ocho parlamentos autonómicos y como ocurrió en las asambleas regionales de Madrid y Murcia, los bloques de izquierda y derecha intentarán el control de estas instituciones, dando pistas sobre los pactos de los futuros gobiernos regionales y la investidura de Sánchez.

Mañana se constituirá la Asamblea de Extremadura, al día siguiente se conformarán las cortes de Castilla-La Mancha y los parlamentos de Navarra y Canarias; el día 20, le toca el turno a las Cortes de Aragón y a los parlamentos de Cantabria y La Rioja; y el 21, cierran la semana las Cortes de Castilla y León.

Uno de los escenarios más complicados está en Navarra, donde el miércoles se constituye la mesa del Parlamento. Aquí, el PSN negocia la Presidencia con Geroa Bai y Podemos pero precisa, al menos, la abstención de EH Bildu, posición que no gusta demasiado a Ferraz.

UPN ofreció al PSOE intercambiar dos abstenciones, la de sus dos diputados a la investidura de Pedro Sánchez, a cambio de que los socialistas hagan lo mismo en el gobierno foral y permitan la Presidencia de Navarra Suma.

En Castilla y León, si bien el PP cerró un acuerdo con Cs para que el candidato popular Alfonso Fernández Mañueco presidiera la Junta a cambio de que la formación naranja obtuviera alcaldías en algunas capitales de provincia, ayer el pacto no funcionó en Burgos y está por ver si esto tendrá consecuencias.

Ayer, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha indicado que las direcciones del PP y de Vox están analizando qué respuesta dan a lo ocurrido en el Ayuntamiento de Burgos, después de que la formación de ultraderecha facilitara la investidura del candidato socialista.
“Entra dentro de la normalidad que pudiesen producirse errores (…) Veremos si estas desviaciones han sido hechos voluntarios y conscientes”, señaló.

También el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, que ayer acudió a la toma de posesión de Ximo Puig como presidente de la Generalitat Valenciana, alertó sobre los pactos de derechas en los municipios y la entrada de Vox en los gobiernos locales.

Y comentó que pactos como el del Botànic (que conforman PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem-EUPV) son “muy buenos” para la Comunidad Valenciana y para España.

Y al bloque PP, Cs y Vox también se refirió la ministra en funciones María Jesús Montero que ha lamentado que el “blanqueo de la ultraderecha” impida gobiernos del PSOE.

En concreto, Montero pidió a PP y Cs que se abstengan en la investidura de Sánchez y se deje gobernar al PSOE con alianzas puntuales que en cada momento se puedan desarrollar “teniendo como socio preferente a Podemos”.