La víctima interpuso una denuncia ante la policía catalana, quienes llevaron al agresor ante la autoridad judicial. / E.P.
Publicidad

Los Mossos d’Esquadra detuvieron ayer a un menor tutelado acusado de tocamientos y de intentar violar a una joven en la madrugada del pasado sábado en una calle de El Masnou (Barcelona), si bien los acompañantes del chico le recriminaron su actitud y se lo llevaron antes de que cometiera la agresión.

Según informaron a Efe fuentes cercanas al caso, la víctima, también menor de edad, interpuso denuncia ante los Mossos, mientras que el detenido pasó a disposición de la Fiscalía de Menores, que, según fuentes de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) ha decretado como medida cautelar tres meses de ingreso del menor en régimen cerrado en un centro de justicia juvenil.

Fuentes de la DGAIA informaron a Efe de que, como en todos estos casos, se personarán como acusación contra el menor e hicieron llegar a la víctima su apoyo y se ha puesto a su servicio para lo que necesite.

Los hechos ocurrieron hacia las cinco de la madrugada de este sábado cuando la chica fue abordada por la calle por el menor tutelado, que supuestamente le hizo tocamientos y le intentó agredir sexualmente, según las fuentes.

Circunstancias

Los propios amigos del joven, al ver que estaba intentando violar a la menor, le reprendieron su actuación y se lo llevaron del lugar para que no la agrediera sexualmente, según las fuentes.

Poco después de que la joven denunciara ante los Mossos los tocamientos y el intento de violación, la policía catalana lo detuvo por tentativa de agresión sexual y lo puso a disposición de la Fiscalía de Menores, que dictó su ingreso cautelar por tres meses en un centro de justicia juvenil.

Se da el caso de que este sábado por la mañana también fueron detenidos otros dos menores tutelados, en este caso en Canet de Mar, acusados de una agresión sexual de madrugada a una joven, mayor de edad, en esta la localidad barcelonesa.

En este caso, según las fuentes, uno de los jóvenes violó a la víctima mientras el otro lo grababa con el móvil.
Se da la circunstancia de que el debate sobre las agresiones sexuales, y más especialmente, las violaciones grupales, ha vuelto al terreno informativo después de que el Supremo confirmase la acusación a La Manada por violación en los Sanfermines del pasado 2016.

A raíz de dicha sentencia, y tras el ingreso en prisión de los cinco acusados, el debate vuelve a estar más candente que nunca ya que sobre la mesa sigue estando las diferencias establecidas por algunos en función de quién sea el agresor sexual.

Si bien ciertos colectivos y partidos políticos censuran que cuando la violación grupal es cometida por extranjeros no se le ofrece tanta cobertura ni hay tanto levantamiento social que cuando los agresores resultan ser de nacionalidad española.