Los expertos aseguran que el tunel vertical es la mejor opción de rescate

El delegado del Colegio de Minas afirma que tiene más posibilidades tras dificultades surgidas en la galería horizontal, aunque señala que llevaría días en condiciones normales

58
Ladera sur donde se están llevando a cabo las labores de rescate de Julen, el niño caído en un pozo desde el domingo.
Ladera sur donde se están llevando a cabo las labores de rescate de Julen, el niño caído en un pozo desde el domingo. / EFE
Publicidad

El delegado del Colegio de Minas en Málaga, Juan López Escobar, aseguró que el túnel vertical paralelo al pozo de más de 100 metros de profundidad, en el que el pasado domingo cayó el pequeño Julen de dos años, en la localidad malagueña de Totalán, es el que “parece que tiene más posibilidades”, tras dificultades surgidas en la galería horizontal; apuntando que una actuación así en condiciones normales llevaría días.

Los profesionales que participan en las soluciones técnicas del rescate, cuyo diseño coordina el Colegio de Ingenieros de Caminos y Minas, plantearon dos galerías o túneles para acceder al pozo. Uno horizontal con una inclinación de 15 grados, cuyas labores comenzaron este pasado miércoles, aunque surgieron “dificultades por deslizamientos del terreno”, confirmó este experto.

Asimismo, paralelamente, se trabajó en un túnel vertical para el que, según dijo este experto, esta noche se estuvieron haciendo “30 metros de desmonte” para la plataforma desde la que se tunelará para que “la maquina perforadora entre 50 metros de profundidad”. “Se está haciendo un acercamiento ya”, apuntó, indicando en los últimos metros “es donde actúa la patrulla minera, que por medios manuales se acerca al niño y facilita su rescate”.

Aunque señaló en declaraciones a los periodistas que “hablar de tiempos es una temeridad”, apuntó que “una actuación de éstas en condiciones normales menos de dos, tres o cuatro días es imposible en la situación que estamos”. “Dos, tres días es difícil adelantarlo”, apostilló.
López Escobar insistió en que “lo importante es llegar al sitio, ya sea por el horizontal o vertical” y manifestó que “todos deseamos que sea rápido por la salud del niño”, aunque reconoció la dificultad de las tareas que se están desarrollando.

De hecho, el delegado dijo que este tipo de trabajo si no se tratara de una emergencia tardaría “posiblemente más de un mes”, ya que se harían sondeos para analizar las capas, estudiar el terreno. “Aquí lo que se está haciendo es trabajar con la máxima urgencia”, dijo el experto, apuntando que no es improvisación “sino es emergencia, hay que hacer una urgente actuación”.