Toma de posisión del nuevo presidente del gobierno autonómico de Cataluña y sus conselleres.
Toma de posisión del nuevo presidente del gobierno autonómico de Cataluña y sus conselleres. / EFE
Publicidad

Los consellers de la Generalitat tomaron posesión ayer sábado en un acto solemne en el Saló Sant Jordi en el que han prometido “lealtad” al presidente Quim Torra.
Todos ellos usaron la misma fórmula para asumir el cargo: respondieron con un ‘Sí, lo prometo’ a la pregunta que les hizo Torra: “¿Promete cumplir fielmente, de acuerdo con la ley, las obligaciones del cargo que asume al servicio de Cataluña y con lealtad al presidente de la Generalitat?”.

Torra formuló la misma pregunta a sus consellers que la de sus antecesores Carles Puigdemont y Artur Mas, sin alusiones al Estatut, la Constitución ni el Rey.

Los nuevos consellers son Pere Aragonès (Vicepresidencia y Economía); Elsa Artadi (Presidencia y portavoz); Àngels Chacón (Empresa y Conocimiento); Ernest Maragall (Acción Exterior); Miquel Buch (Interior); Josep Bargalló (Enseñanza) y Alba Vergés (Salud).
También estuvieron Damià Calvet (Territorio y Sostenibilidad); Laura Borràs (Cultura; Ester Capella (Justicia); Chakir El Homrani (Trabajo, Asuntos Sociales y Familias); Jordi Puigneró (Políticas Digitales y Administración Pública) y Teresa Jordà (Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación).

Maragall, Vergès, Buch, Calvet, Chacón, Borràs, Artadi y El Homrani asumieron el cargo e inmediatamente después abrazaron a los familiares de los exconsellers presos o en el extranjero que les han antecedido en el cargo.

Capella también abrazó a su antecesor, Carles Mundó, presente en el acto junto a la también exconsellera Meritxell Borràs, a quien ha ido a abrazar Puigneró.

Artículo 155

La toma de posesión de los consellers del Govern de Quim Torra supuso el levantamiento automático del artículo 155 de la Constitución y la recuperación del autogobierno por parte de la Generalitat tras 218 días de intervención.

El Gobierno activó el 155 el 27 de octubre tras la proclamación de independencia en el Parlament, especificando en su acuerdo que la intervención estaría vigente “hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno de la Generalitat”.

Los más de siete meses transcurridos desde entonces se vivieron de maneras antagónicas: los independentistas los califican como los más negros y tristes de la historia de la democracia, mientras que el Gobierno de Mariano Rajoy ha reivindicaron que sirvieron para devolver la normalidad y la estabilidad a Cataluña.

En lo que sí coinciden el Gobierno de Rajoy y el soberanismo es en que el levantamiento del 155 se debería haber producido hace muchos meses y, más concretamente, tras las elecciones llevadas a cabo el 21 de diciembre.

El objetivo del Ejecutivo central era que tras los comicios se invistiera rápidamente a un presidente y un Govern “legales y efectivos”, un objetivo que no concordaba con las reivindicaciones independentistas a favor de la restitución de Carles Puigdemont y su Ejecutivo.

JxCat y ERC intentaron hasta cuatro investiduras antes de llegar a la de Quim Torra: Carles Puigdemont, Jordi Turull y Jordi Sànchez en dos ocasiones, todas ellas truncadas por los tribunales.

Anuncio

Por otro lado, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunció que el nuevo Govern impulsará de inmediato un plan para “revertir” los efectos del artículo 155 y otro para recuperar las leyes sociales catalanas suspendidas por el Tribunal Constitucional (TC).
En el acto de toma de posesión de sus consellers, avanzó que estos dos planes serán los primeros que impulsará su Ejecutivo, que se reúne por primera vez este mismo sábado.

También defendió que trabajará para recuperar las leyes y medidas sociales suspendidas por el TC a instancias del Gobierno central, y lo hará porque “la república debe ser una garantía de derechos para todos, una herramienta de transformación para lograr el objetivo prioritario de garantizar los derechos sociales”.

Este plan para resarcir las leyes catalanas se complementará con otro para reparar los efectos de la intervención de la autonomía catalana durante 218 días: “Hoy se acaba el 155, sin euforia, porque estamos muy lejos de donde querríamos estar”.

FuenteEuropa Press
Compartir