Los alpinistas Messner y Wielicki, Premio Princesa de Asturias de Deportes
EPA2606. WLADYSLAWOWO (POLONIA), 16/05/2018.- Foto de archivo del alpinista polaco Krzysztof Wielicki (i) y el alpinista italiano Reinhold Messner durante una rueda de prensa en Wladyslawowo (Polonia) el 22 de junio de 2014. Reinhold Messner, el primer hombre que coronó las catorce montañas más altas de la tierra, y Krzysztof Wielicki, el primero en ascender el Everest en invierno, han sido galardonados hoy, 16 de mayo de 2018, en Oviedo con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2018. EFE/ADAM WARZAWA PROHIBIDO SU USO EN POLONIA
Publicidad

Los alpinistas Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki fueron galardonados ayer con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2018 “por sus trayectorias deportivas insuperables y su contribución a la historia del alpinismo”, según el fallo del jurado leído ayer en Oviedo por su presidente, Abel Antón. Esta candidatura, a la que optaban 21 propuestas de 12 nacionalidades, fue planteada por Pedro Miguel Echenique Landiríbar, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 1998.

Este el cuarto de los ocho galardones internacionales que convoca anualmente la Fundación Princesa de Asturias (FPA), y que este año alcanzan su XXXVIII edición. Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki encarnan, a través de sus trayectorias deportivas, la esencia del alpinismo, un deporte en el que ambos, a través de sus numerosas expediciones al Himalaya, han protagonizado grandes gestas y han marcado nuevos hitos, convirtiéndose en ejemplo e inspiración para nuevas generaciones de escaladores.

Reinhold Messner (Funes, Bolzano, Italia, 1944) se convirtió, en 1986, con su ascensión al Lhotse, en el primer hombre que conquistaba las 14 cimas de más de ocho mil metros que hay en el planeta. Su primer ochomil fue el Nanga Parbat (1970).

A este le siguieron el Manaslu (1972), el Hidden Peak (1975 y 1978), el Gasherbrum II (1978), el Nanga Parbat (1978), el Everest (sin oxígeno, 1978), el K-2 (sin oxígeno, 1979), de nuevo el Everest (1980, en solitario) y el Sisha Pagma, Kangchenjunga, Annapurna, Broad Peak, Cho Oyu, Dhaulagiri, los dos Gasherbrum en los primeros años de la década de los 80, hasta que en 1986 coronó el Lhotse, hollando el decimocuarto ochomil.

Fue el encargado de realizar unas de las primeras fotografías a la momia conocida como ‘el hombre de los hielos’, encontrada en el ventisquero de Similaun, en la zona fronteriza entre Italia y Austria en 1991.

Messner ha atravesado también la Antártida (1991-1992), el desierto del Bhután del Takla Makán y Groenlandia (1993) y el desierto del Gobi (2004). Entre los años 1999 y 2004 fue diputado en el Parlamento Europeo por Los Verdes. Ha escrito medio centenar de libros, traducidos a una docena de idiomas en todo el mundo, y participa en la realización de documentales.

ONG

Fue fundador de la organización no gubernamental Mountain Wilderners, dedicada a la conservación de los espacios naturales, y a través de la Messner Mountain Foundation ayuda a los habitantes de las zonas montañosas de todo el mundo. También puso en marcha el Messner Mountain Museum, proyecto al que ha denominado su ‘decimoquinto ochomil’, dedicado a la historia del montañismo. Con sede central en Bozen, en el Tirol italiano, cuenta con otras cinco sedes en la región.

Krzysztof Wielicki (Szklarka Przygodzicka, Polonia, 1950) comenzó con su afición a la montaña con 14 años en los montes de Tatra, en su Polonia natal. Reconocido como uno de los más destacados alpinistas del mundo y símbolo del alpinismo polaco, el nombre de Wielicki está asociado en el mundo del montañismo a hitos históricos como haber sido el quinto hombre en el mundo que ha conquistado los 14 ochomiles del planeta o haber realizado las primeras ascensiones en invierno a tres cumbres de más de ocho mil metros de altura: en 1980 ascendió al Monte Everest (8848 m) junto a Leszek Cichy, en 1986 junto a Jerzy Kukuczka al Kangchenjunga (8586 m) y en 1988 en solitario al Lhotse (8516 m).

En el año 2018 organizó y dirigió la expedición al monte del K2 (8611 m), único ochomil sin conquistar en invierno, que se tuvo que suspender por el mal tiempo.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir