Los Reyes de España, Felipe VI y Letizia, y sus hijas Leonor y Sofía observan con emoción el desfile militar en el Paseo de la Castellana en la capital de España.
Los Reyes de España, Felipe VI y Letizia, y sus hijas Leonor y Sofía observan con emoción el desfile militar en el Paseo de la Castellana en la capital de España. / EFE
Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibió ayer numerosos pitos y abucheos en su primer desfile del Día de la Fiesta Nacional como jefe del Ejecutivo. Los gritos de ‘elecciones’, ‘fuera’ e incluso algún insulto se repitieron tanto a la llegada de Sánchez a la tribuna de autoridades como al finalizar la parada militar. Sánchez llegó a la Plaza de Lima de Madrid en su coche oficial poco antes de las 11 de la mañana, donde ya le esperaban la ministra de Defensa, Margarita Robles; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido; y la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

Pese a que su llegada no fue anunciada por megafonía —al contrario que en anterior desfiles—, el público concentrado alrededor de la tribuna de autoridades dedicó numerosos pitos y abucheos al presidente. Este rechazo se repitió con mayor intensidad una vez finalizada la parada militar cuando Sánchez abandonó el lugar.

La reacción al presidente del Gobierno contrasta con la que fueron recibidos los Reyes y sus hijas, a quienes la ciudadanía aplaudió y vitoreó con gritos de ‘Viva España’ después de que su llegada sí que fuera anunciada al público. Numerosos ciudadanos no quisieron perderse la cita pese a la lluvia que desde primera hora de la mañana amenazaba el cielo de Madrid. Desde tres horas antes del inicio había público congregado en los más de dos kilómetros de recorrido del desfile por el Paseo de la Castellana.

Finalmente, la lluvia hizo acto de presencia al comienzo y al final de la parada militar, provocando la suspensión del desfile aéreo. En este sentido, estuvo prevista la participación de 88 aeronaves entre cazas, aviones de transporte y helicópteros. Sin embargo, finalmente sólo pudieron volar los siete aviones de la Patrulla Águila que pintaron la bandera de España en el cielo de Madrid tras el homenaje rendido a los caídos.

En total, participaron en el desfile unos 4.000 militares de los tres Ejércitos y 152 vehículos, además de efectivos de la Guardia Civil, de la Policía Nacional, servicios de Protección Civil de comunidades autónomas y Ayuntamiento de Madrid, y Salvamento Marítimo.

El desfile terrestre lo abrió una sección de motos de la Guardia Real, a la que siguieron distintas unidades motorizadas entre las que destacó una muestra de vehículos desplegados en misiones internacionales como Malí, Irak o Afganistán. A continuación, desfilaron algunos de los más aclamados por el público, como la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Una vez finalizada la parte motorizada llegó el turno de las banderas de las unidades y las seis banderas históricas de España que conmemoran el 175 aniversario de la ‘rojigualda’, pertenecientes a los reinados de Felipe IV, Carlos III, Carlos IV, Isabel II, Alfonso XII y Juan Carlos I.

El desfile a pie fue cerrado por las dos unidades que marchan con un paso específico, La Legión y Regulares, también de las más aplaudidas como es habitual. Tampoco faltó el tradicional carnero mascota de la Legión.

Este acto central del Día de la Fiesta Nacional reunió a una amplia representación de las autoridades del Estado y partidos políticos. Encabezado por Pedro Sánchez, estuvo el Gobierno al completo con la única ausencia del ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

La sucesión

La Princesa Leonor ejerció por primera vez como heredera en el desfile militar del Día de la Fiesta Nacional, al situarse a la derecha de su padre, el Rey.

Con este gesto, se hizo visible su condición de heredera de la Corona y supuso un paso más en el proceso por el que Leonor va introduciéndose en la vida institucional y ganando mayor protagonismo dentro de la Familia Real. Además, la Princesa de Asturias portaba el Toisón de Oro que le entregó su padre en enero.

En años anteriores, Leonor presenciaba la ceremonia militar junto a su madre y su hermana, la infanta Sofía, a la izquierda del Rey. Los Reyes Felipe VI y Letizia, acompañados de sus hijas, presidieron desde la tribuna real instalada en la Plaza de Lima de Madrid el tradicional desfile.

Por otro lado, también asistieron todos los presidentes de comunidades autónomas excepto los de Cataluña, Quim Torra; Euskadi, Iñigo Urkullu; Navarra, Uxue Barkos y la presidenta de Baleares, Francina Armengol, por motivo de la tragedia en Mallorca.