Entrada de la prisión de Neumünster donde permanece detenido el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.
Entrada de la prisión de Neumünster donde permanece detenido el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. / efe
Publicidad

Los abogados en Alemania del expresidente catalán Carles Puigdemont reclamaron esta semana al Gobierno de Angela Merkel que evite la entrega de su cliente a España, en una declaración por escrito publicada ayer.

Con independencia al proceso judicial, los abogados Wolfgang Schomburg y Sören Schomburg indicaron que esperan “que el Gobierno alemán —igual que han hecho ya otros Gobiernos de otros Estados europeos— emplee la posibilidad prevista expresamente por la ley y no consienta la extradición de Carles Puigdemont”.

“Las acusaciones son injustificadas. Por ello es evidentemente ilícita la petición de extradición y son patentes las razones políticas de su prosecución penal”, denunciaron los abogados del líder independentista en prisión preventiva desde su detención el pasado domingo en una autopista en el norte de Alemania.

En base a esto, la defensa alemana del político catalán confía en que “la Justicia alemana evite la entrega de Carles Puigdemont a España y le devuelva su libertad”.

Evidencias

“Independientemente de qué posiciones se defiendan en el caso del referéndum de independencia catalán, debe prevalecer la evidencia en toda Europa de que también opiniones incómodas, manifestaciones o referendos están libres de cualquier tipo de persecución estatal”, escribieron. “Cumplir de manera activa con esta garantía es algo a lo que están obligados todos los Estados miembros de la Unión Europea en el espacio legal común”.

Asimismo, los abogados declararon que “Carles Puigdemont está prisionero en una cárcel alemana porque defendió sus convicciones políticas, permitió manifestaciones políticas y llevó a cabo un referéndum democrático”.

“La Justicia española acusa a Carles Puigdemont de no haber evitado las manifestaciones, en las que se podía esperar algunas revueltas (presuntamente:*rebelión), y de que debería haber impedido el referéndum, algo que originó costes (presuntamente: malversación de fondos)”, indicaron. “Por ello, Carles Puigdemont se enfrenta a una pena de cárcel de más de 30 años. Además, no podrá ocupar nunca más un cargo político”, agregaron los letrados.

Una declaración que se conoce después de que el pleno del Parlament aprobase el miércoles —con el respaldo de JxCat, ERC y la CUP—, una declaración en la que defendían la posible investidura de Puigdemont —así como la de Sànchez y Turull— por su legitimidad.