Un helicóptero intenta sofocar las llamas del incendio declarado el sábado en la isla de Gran Canaria. / efe
Publicidad

Los dispositivos terrestres y aéreos desplegados en Gran Canaria lograron contener el incendio forestal que se declaró el sábado en la cumbre de la isla. El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, informó en rueda de prensa de que el incendio se ha perimetrado y no ha progresado gracias al “magnífico” trabajo de entre 500 y 600 personas del operativo terrestre y aéreo, éste último formado por diez helicópteros y un avión de carga.

Torres precisó que en las próximas horas bajarán las temperaturas en la cumbre, aunque también se esperan vientos de entre 40 y 70 kilómetros por hora, lo que “podría dificultar los trabajos” que siguen en la zona. “El fuego está contenido, pero no extinguido y podría evolucionar”, adelantó, por lo que han sido activados “todos los mecanismos para atender cualquiera de las situaciones posibles”.

“Mientras haya luz se intensificarán los trabajos tanto aéreos como terrestres” y, con la llegada de la noche, “el operativo estará centralizado solo en los efectivos terrestres”, subrayó Torres.

La esperanza

Aunque el incendio se encuentra “contenido”, el presidente canario advirtió que se está “a expensas de la meteorología y de que el viento eche una mano” de forma favorable a los efectivos.

Al cierre de esta edición, los operativos terrestres se encontraban trabajando en el perímetro de 23 kilómetros del incendio, realizando zanjas y humedeciendo la zona con el objetivo de evitar que las llamas avancen más allá de las cerca de 1.000 hectáreas quemadas.

En torno a un millar de personas fueron evacuadas de sus viviendas y, en la actualidad, son atendidas solo unas 60 en los albergues habilitados.

Además, apuntó que Risco Caído y Montaña Sagrada, recientemente reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, no se encuentran afectadas, y que la evaluación de los daños definitiva “se hará una vez esté sofocado el incendio”.

Ángel Víctor Torres recordó que a las 22.00 horas del sábado “estaba un 85 por ciento del incendio controlado” y fue ese “15 por ciento el que provocó que se pasasen de 112 a unas mil hectáreas en unas horas”, por lo que “dar previsiones es arriesgado”.